Juegos Olímpicos de Invierno

El esquí de fondo, el patinaje de velocidad, el patinaje artístico, el hockey sobre hielo, el bobsleigh, la combinada nórdica y los saltos de esquí han formado parte el programa olímpico desde su primera edición. Otros deportes como el luge, el patinaje de velocidad sobre pista corta, el curling o el esquí acrobático se han ido incorporando mientras que algunos otros como el bandy han sido deportes de exhibición pero nunca han sido incluidos definitivamente en unos Juegos.

Los I Juegos Olímpicos de Invierno se celebraron en la localidad francesa de Chamonix en 1924, aunque con anterioridad el patinaje artístico y el hockey sobre hielo habían formado parte de los Juegos de Verano. Desde 1924 los Juegos se celebraron con una periodicidad de cuatro años hasta que los de 1940 no pudieron celebrarse a causa de la Segunda Guerra Mundial. Los Juegos Olímpicos de Invierno se restauraron en Sankt Moritz en 1948. Los Juegos se continuaron celebrando cada cuatro años y coincidiendo con los Juegos de Verano hasta la edición de Albertville en 1992 cuando el COI decidió que los Juegos de Verano e Invierno se celebrarían en años diferentes. Desde la edición de Lillehammer en 1994 los Juegos de Verano y de Invierno se celebran con dos años de diferencia.