Noticia

Comparte

16 febrero, 2020

ABASACA realiza Encuentro de Leyenda del Baloncesto

SANTIAGO, Rep. Dominicana.- A lo largo de cuatro décadas el Baloncesto Superior de Santiago ha estado plagado de leyendas, que fueron luminarias que dieron brillo a la justa mayor del aro y el balón.

Es una constelación tan grande, que puede iluminar y adornar gran parte de la bóveda celeste.

Muchos viven en playas extranjeros, especialmente los Estados Unidos, otros han puesto sus conocimientos al servicio de niños y jóvenes, algunos se han adelantado en el viaje hacia lo desconocido.

El pasado viernes, 14 de febrero, marcado como Día del Amor y la Amistad, un grupo significativos de esas leyendas, se reunió en la Arena del Cibao, doctor Oscar Gobaira.

Fue un buen grupo de 19 que fueron introducidos por la inquieta Tuty Cordero en una sala, donde se abrazan efusivamente, contaban anécdotas y dejaban escapar carcajadas.

Luego, como en una nave espacial, se colocaron todos en la puerta que da acceso al tabloncillo y de allí descendió un querido “marciano” que fue ovacionado delirantemente tan pronto su nombre sonó con estridencias ¡Tony Marte!
De un vuelo que llegó momento antes al Aeropuerto Internacional Cibao, descendió otra leyendas, que tomó sus pertenencias y salió directo con su familia hacia la cancha y entró con el número 4 que lució con el Cupes de los Pepines ¡Ricardo Vásquez!

Entonces, apareció como un “Fantasma” el inquieto Tomás Cabral, seguido por Galo Rivera, José Luis Aracena, Heriberto Cabrera, Felsín Pichardo, Jesús (Bocota) Martínez, José (Bombo) Abreu y David Jacobo (La Vara).

Pero faltaba más, Manuel (Toño) Ventura, aunque ya no juega sigue como la Cuaresma, largo y sin carne, siendo lo contrario Guillermo (El Borrador) Reyes quien le siguió para dar paso al fornido Ramón Miranda.

Además, piaron el tabloncillo en medio de los aplausos del público, Domingo (Ñego) Fabián, José santos Ceballos, Osvaldo Almonte y Ramón (El Guajiro) Fernández.

Finalmente, correspondió el turno a dos leyendas que vistieron el mismo número 14 en el Cupes y que iban a ser homenajeados, Leonardo (Nao) Peña y Hugo Rodríguez.

Con ese trozo importante de la memoria histórica del Baloncesto Superior de Santiago, se procedió a retirar el número 14 que identificó a Nao y Hugo cuando galopaban con el uniforme verde en el tabloncillo.

Joselo Checo del Cupes le entregó las camisetas enmarcadas y los demás ex jugadores una placa de aprecio y amor.
Nao Peña recordando sus buenos tiempos, tomó un balón, picó con elegancia, hizo un saque de honor y dejó iniciado el partido entre Cupes de los Pepines y el Sameji.