Noticia

Comparte

8 junio, 2021

Jason Kidd rechaza vacante entrenador Blazers

El entrenador asistente de Los Ángeles Lakers, Jason Kidd, retiró su nombre de la consideración para la vacante de entrenador en jefe de los Portland Trail Blazers, le dijo a ESPN el domingo por la mañana.

“Portland es una organización de primera clase y tendrá grandes candidatos para su puesto de entrenador en jefe, pero he decidido no ser uno de ellos”, le dijo Kidd a ESPN. “Quien quiera que elijan tendrá grandes zapatos para llenar de Terry (Stotts)”, agregó.

Kidd finalmente se sintió incómodo con la idea después de que la estrella de los Blazers, Damian Lillard, pidiera públicamente su contratación pocas horas luego de la partida de Stotts el viernes por la noche. La naturaleza pública del respaldo de Lillard – decirle a Yahoo Sports que “Jason Kidd es el tipo que quiero” – dejó a Kidd con la sensación de que pondría tanto el proceso de Lillard como de Portland en una circunstancia incómoda si buscaba la plaza.
tLos Blazers aún tienen que pedir permiso para hablar, o comunicarse directamente con, cualquier candidato potencial, pero se espera que eso cambie una vez que termine la primera ronda de los playoffs el domingo, dijeron las fuentes.

El asistente de los Clippers, Chauncey Billups, el ex entrenador de los New York Knicks y los Houston Rockets, Jeff Van Gundy, el asistente de los Brooklyn Nets, Mike D’Antoni, y el entrenador de Michigan, Juwan Howard, se encuentran entre los candidatos que se espera que consideren los Blazers, añadieron las fuentes.

Kidd ha sido el asistente principal de Frank Vogel con los Lakers durante dos temporadas, incluido su campeonato de la NBA de 2020. Kidd se desempeñó anteriormente como entrenador en jefe de los Nets, lo que los llevó a las semifinales de la Conferencia Este en 2014, y los Milwaukee Bucks, donde llegó a los playoffs dos veces en sus más de tres años allí (2015 a 2018).

Como jugador, Kidd es considerado uno de los mejores armadores de todos los tiempos. Su carrera de 19 años le valió la entrada al Salón de la Fama en 2018.