Noticia

Comparte

2 noviembre, 2020

Jordan levanta la voz en contra de las elecciones de las estrellas

Todas las franquicias quieren conquistar un anillo de la NBA. La carrera es cada año más potente. Pero a este deseo de las organizaciones se sumó la ambición de los jugadores por acompañar esa empresa. Y en especial se advierte en las estrellas que son las que presionan a los dueños y hasta acuerdan entre ellos compartir temporadas en algunos equipos para poder dominar la competencia y quedarse con el cetro de la mejor liga del planeta básquetbol.

Esa tendencia está provocando que el poder se concentre en algunos pocos y esa particularidad es lo que generó que Michael Jordan se levante en contra de esa modalidad y que deje una advertencia respecto del futuro del campeonato.

Las sociedades entre grande jugadores se advirtió con claridad en la conformación de Miami heat allá por 2010, cuando LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh, se juntaron bajo la mirada de Pat Riley y conquistaron dos anillos. En los Clippers juntaron a Kawhi Leonard con Paul George, en los Warriors supieron sumaron a Kevin Durant con Stephen Curry y Klay Thompson y en los Lakers acoplaron a Lebron con Anthony Davis. Incluso, en la próxima temporada se espera de la explosión de Durant y Kyrie Irving, de la misma manera que se cree que James Harden y Russell Westbrook podrían recibir a Joel Embiid en los Rockets.

Michael Jordan fue contundente acerca de esta tendencia que crece en la competencia. En una charla con Cigar Aficionado, una web especializada en habanos, el dueño de Charlotte Hornets dijo: “Creo que quieres poder tener un equilibrio competitivo en la liga, y si un jugador es capaz de determinar en qué equipo quiere jugar, entonces habrá alguna discrepancia de talento en la liga. Si todos van a Chicago, entonces todos los mejores jugadores estarán en Chicago.

Se empieza a ver un poco de eso ahora, cuando todas las estrellas intentan unirse en el mismo equipo, pero creo que comenzará a dañar el aspecto general de la liga desde un punto de vista competitivo. Habrá dos equipos que serán geniales y los otros 28 serán basura”.

La posición de Jordan no está sólo concentrada en la de un ex jugador, sino que también como líder de una franquicia, por eso el análisis que hace sobre este escenario resulta interesante, ya que el poder entre todas las organizaciones no es idéntico: “Las estrellas no tienen interés en ir a las organizaciones más pequeñas, por lo que su selección de talento debe ser un poco más elaborada y seleccionada para su equipo, su cultura, su ciudad y desde el punto de vista del entrenador. Así que pongo más énfasis en el Draft de lo que solía hacerlo porque no podrás conseguir que los LeBron del mundo vengan a Charlotte”

Y finalizó: “Para competir en un mercado pequeño se necesita mucho trabajo, lo cual no me da miedo, y se necesita mucha visión de futuro: ver nuevos talentos, fomentar nuevos talentos, desarrollar nuevos talentos. El mayor problema que tenemos es que no somos un Chicago, no somos un LA (Los Angeles), entonces tienes que crear una cultura ganadora y tienes que poder conectar ese equipo de baloncesto con los sistemas de apoyo dentro de esa comunidad”.