Noticia

Comparte

12 noviembre, 2020

Jordi Llopart y la maldición del podio 50 kilómetros marcha Moscú 80

La familia de Jordi Llopart confirmaba su fallecimiento este 11 de noviembre después del infarto que sufrió la semana anterior y por el que permanecía ingresado en el Hospital de Can Ruti de Badalona.

Con su marcha nos deja uno de los pioneros del deporte español: el primero que consiguió una medalla olímpica en atletismo. Fue en la prueba de los 50 kilómetros marcha de Moscú 80 en la que logró la plata por detrás del alemán oriental Hartwig Gauder y delante del soviético Yevgueni Ivchenko. Cuarenta años después, ninguno de los tres ocupantes de aquel podio sobrevive.

Como si una maldición los persiguiera, los tres fallecieron antes de cumplir los 70 años y, en el caso de Llopart y Gauder, tras una vida difícil después de triunfar en aquellos Juegos Olímpicos.

Tras el fallecimiento de Jordi Llopart, curiosamente ninguno de los tres ocupantes del podio de los 50 kilómetros marcha en los Juegos Olímpicos de Moscú 80 siguen con vida. Hartwig Gauder, oro, murió en la primavera de este 2020 y Yevgeniy Ivchenko, bronce, nos dejó en 1999. No llegaron a cumplir los 70 años.

Llopart, pionero del deporte español

Llopart ha muerto a los 68 a consecuencia de un infarto. El catalán fue uno de los pioneros del deporte español al convertirse en el primer atleta en ganar una medalla olímpica. Antes de lograr esa plata en los Juegos del 80, había sido campeón de Europa de los 50 kilómetros marcha en 1978.

Se retiró en 1992 y su vida fuera del deporte no fue fácil. Tuvo varios trabajos efímeros, casi siempre relacionados con el atletismo, pero no logró asentarse en ninguno y sufrió importantes problemas económicos que le llevaron a pedir ayuda al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat, el Ayuntamiento de Calella y el Comité Olímpico Español. Según denunció en el diario “ABC”, fue además repudiado por la Generalitat, porque dedicó su medalla a España.

El COE le homenajeó en 2018 por su medalla de plata en Moscú. Tal y como cuenta “El Confidencial”, ni siquiera tenía dinero para comprarse un traje para aquella gala. En sus últimos años sobrevivió con una renta de 426 euros al mes y con dos hijas menores a su cargo fruto de su matrimonio con la exmarchadora lituana Sonata Milusaiskite (tenía otras dos de un matrimonio anterior).

Gauder, oro en la prueba, murió con 65 años

El alemán oriental Hartwig Gauder, oro en aquella prueba de los 50 kilómetros marcha de Moscú, falleció solo unos meses antes que Llopart. Fue el pasado 22 de abril a consecuencia de un ataque cardíaco complicado por una insuficiencia renal. Tenía solo 65 años.

Gauder subió también al podio en los Juegos Olímpicos de Seúl, en los que consiguió el bronce, y fue sexto en Barcelona 92. En su palmarés cuenta igualmente con el Europeo de 1986 y el Mundial de 1987.

El alemán se retiró en 1993 y también tuvo una vida complicada después del deporte. Padeció una infección cardíaca bacteriana que le obligó a someterse a un trasplante de corazón en 1997. Aun así, se recuperó y llegó después a correr el Maratón de Nueva York o a ascender el Monte Fuji, la cima más alta de Japón.

Gauder se licenció posteriormente como arquitecto y trabajó en el Hospital Universitario de Jena y en el Gobierno del estado de Turingia. También colaboró con varias asociaciones de trasplantes de órganos antes de su fallecimiento el pasado mes de abril.

Ivchenko, bronce, falleció en 1999

El bielorruso Yevgeniy Ivchenko, entonces representando a la Unión Soviética, logró el bronce en aquella prueba de los 50 kilómetros marcha de Moscú 80. Tenía ya 42 años y se convirtió en uno de los medallistas más veteranos de la historia de los Juegos Olímpicos. El aún plusmarquista de esta disciplina de su país falleció en 1999 con 60 años.