Noticia

Comparte

5 julio, 2020

Jugadores NBA preocupados por su salud mental en Orlando

SANTO DOMINGO.- Algunos de los jugadores del baloncesto de la NBA están preocupados por cómo será su estadía cuando lleguen al campamento de Walt Disney World, en Orlando.

En ese estado, se van a reanudar las competencias del baloncesto, que quedaron paralizadas debido a la pandemia del coronavirus.

El base de los Pelicanos de Nueva Orleans, Jrue Holladay, espera que jugar al baloncesto sea lo más fácil cuando lleguen el 30 de este mes a la “burbuja”.

Lauren, la esposa de Holiday, fue integrante de la selección estadounidense de fútbol. Está a la espera del que será el segundo hijo de la pareja, en un momento en que buena parte de la sociedad ha paralizado sus actividades por la pandemia.

El jugador veterano de Nueva Orleáns podría estar lejos de casa durante más de un mes.

 

En tanto, Ja Morant, novato de Memphis, espera perderse el primer cumpleaños de su hija el mes próximo. Gordon Hayward podría dejar el equipo en septiembre, cuando nazca su cuarto hijo. Y jugadores como Bradley Beal de Washington y Damian Lillard de Portland se preguntan la reacción que provocarán las severas restricciones de la NBA sobre el desplazamiento de los jugadores.

Éstos son sólo algunos ejemplos de por qué la NBA, sus equipos y el sindicato de jugadores están ofreciendo herramientas y ayuda para procurar la salud y el bienestar emocional de los jugadores desde ahora y durante su permanencia en el complejo Wide World of Sports de Disney.

“Esto va a dejar a los chicos con mucho tiempo para sí mismos. Los retos con las familias, los recién nacidos o cualquier cosa que pase en sus vidas personales se magnificarán, porque ellos van a estar en espacios confinados durante largos periodos”, vaticinó William Parham, profesor de psicología de Loyola Marymount y director del programa de salud mental de la NBA. “No hay forma de eludir esto, así que yo esperaría algo más de ansiedad, tensión e incapacidad para descansar”.

No habrá público en Disney. Se impondrán restricciones sobre los lugares a los que podrán acudir los jugadores. Distintas reglas separarán a las familias al menos hasta la segunda ronda de los playoffs.

Todo ello tiene la esperanza de limitar la exposición al padecimiento COVID-19 dentro de la burbuja.

Incluso en circunstancias normales, Holiday considera que el tiempo con su familia es un respiro necesario. La vida en Disney complicará esa posibilidad.

“Es una de las partes a las que tendrán que adaptarse los chicos en el aspecto mental. Yo estoy acostumbrado a ir a casa y relajarme”, dijo Holiday. “Hago mi mejor esfuerzo para no llevarme el trabajo conmigo, de modo que pueda relajarme con mi esposa, mi perro y mi hija… Pienso que esto va a ser un reto, especialmente después de siete o 10 días”.