Noticia

Comparte

26 diciembre, 2020

Justicia suiza anula sanción al campeón olímpico Yang

AFP, GINEBRA.- El triple campeón olímpico chino de natación Sun Yang obtuvo el jueves una importante victoria a siete meses de los Juegos Olímpicos de Tokio, al lograr que la justicia suiza anule su suspensión de ocho años por violación del reglamento antidopaje.

Ahora comienza una carrera contrarreloj con los Juegos de Tokio, a partir del 23 de julio, en el punto de mira. En un comunicado, el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) indicó que “reanudaría inmediatamente el proceso” contra el nadador, pero el calendario es incierto.

La Corte Federal, la instancia judicial más elevada del país centroeuropeo, que no juzga sobre el fondo, señaló a los tuits racistas contra China del presidente del panel de jueces, el italiano Franco Frattini, en 2018.

El TAS, que indicó que estos tuits personales “no representan la opinión del TAS”, tendrá que encontrar ahora un sustituto del exministro italiano de Asuntos Exteriores.

La corte suprema en materia de deporte, con sede en Lausana, “lamenta mucho que las objeciones contra el Presidente de la Formación no se hayan planteado antes y que no hayan podido ser examinadas durante el proceso ante el TAS” que tuvo lugar mucho después de los tuits ofensivos. La audiencia tuvo lugar en noviembre de 2019 en público, una medida excepcional.

Esta suspensión fue una de las decisiones más espectaculares del TAS, por su severidad y la talla del nadador, superestrella en su país. En los Juegos de Londres se convirtió en el primer chino campeón olímpico de natación.

Esta apelación a la justicia civil de Sun Yang contra una decisión “injusta” era su último recurso.

De su lado, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) se mostró “dispuesta a volver a presentar su caso ante un grupo de expertos del TAS diferente a su debido tiempo”.

Coronado en los Juegos de Londres en 2012 (400 y 1.500 metros) y Rio en 2016 (200 m), el impresionante nadador chino, de 1,98 metros de altura, posee además once títulos de campeón del mundo en su palmarés.

En febrero, cuando anunció su suspensión, el TAS no anuló los títulos obtenidos por el deportista después de este problemático control, concretamente las medallas de oro de 200 y 400 metros libres en los Mundiales de Gwangju (Corea del Sur) en julio de 2019, porque justamente no dio positivo en ningún control antidopaje.

El nadador de 29 años ya fue suspendido tres meses en 2014 por dar positivo a un estimulante (trimetazidina). En el mayor secreto, puesto que solo se hizo público una vez que su sanción se había cumplido en gran medida.

Su abogado, Zhang Qihuai, que confirmó este jueves a la AFP que recibió la notificación de la decisión de la justicia suiza, había anunciado la intención de su cliente de emprender acciones legales contra un inspector que, según él, había entregado “pruebas falsas” en un comunicado. También acusó a la AMA de haber “falsificado los hechos y abusado de su poder”.

Durante la audiencia ante el TAS, el nadador argumentó que los controladores no habían “mostrado documentos que probaran su identidad”, algo que no fue tenido en cuenta.

Para el TAS, Sun Yang no dio en ningún momento “una explicación válida para destruir su muestra” y no le “correspondía decidir por sí solo que un control antidopaje debía ser invalidado y una muestra destruida”.

La suspensión de Sun había sido apoyada por muchos deportistas, entre ellos el australiano Mark Horton, quien se negó a estrecharle la mano y a subir al podio de los 400 metros libres en Gwangju. El británico Duncan Scott, bronce en 200 m, también se negó a darle la mano al nacido en Hangzhou (este de China).

El caso de la destrucción de la muestra llegó al TAS tras un recurso de la AMA sobre precedentes decisiones de la Federación Internacional de Natación (FINA), que había liberado de culpa a Sun Yang, argumentando defectos de forma.