Noticia

Comparte

8 agosto, 2020

La trágica historia de Sonny Liston, el púgil más temido y el más odiado

El primer gran rival de Muhammad Ali en su camino al Olimpo del boxeo fue Sonny Liston, el púgil más temido y también el más odiado de Estados Unidos durante la década de los 50 y los 60. Una fama que se ganó ya en su juventud por sus años en prisión condenado por robo a mano armada y sus vínculos con la mafia.

Sus relaciones con organizaciones criminales marcaron su trayectoria y muchos creen que es también el motivo por el que solo aguantó 104 segundos sobre el ring durante su segunda pelea con Ali, que nos dejó una fotografía para la historia del deporte con el mítico boxeador parado sobre Liston rogándole que se levantara.

Según la revista The Ring, Liston es el décimo mejor boxeador de la categoría de los pesos pesados de la historia y para muchos se trata también del púgil más temido que jamás ha subido a un cuadrilátero. De hecho, algunos de sus rivales no querían pelear con él. Sin embargo, más allá de su fama, su vida estuvo marcada por la oscuridad y la tragedia.

Liston era el vigésimo cuarto hijo de los 25 de una familia muy pobre de Arkansas. No hay registro oficial de su fecha de nacimiento (se cree que pudo ser en 1930 o 1931) y nunca aprendió a leer ni a escribir. Pasó una infancia muy complicada y a los 8 años comenzó a trabajar. Posteriormente se mudó a San Luis, donde comenzó su relación con el crimen.

Fue condenado a dos años de prisión por robo a mano armada y un sacerdote que trabajaba en el gimnasio de la cárcel se fijó en su fuerza y su habilidad y lo introdujo en el boxeo. Cuando consiguió la libertad provisional, en 1953, se convirtió en profesional. Sin embargo, nadie quería pelear con él.

La única forma que encontró de conseguir peleas fue aliándose con la mafia. Uno de sus primeros representantes fue Frankie Carbo, sicario y miembro de la familia Lucchese, una de las cinco que dominaban las actividades del crimen organizado en Nueva York.

Liston fue destacando rápidamente en el mundo del boxeo. De sus primeras 34 peleas solamente perdió una y en 1962 se convirtió en campeón del mundo de los pesos pesados al derrotar a Floyd Patterson. Sin embargo, a medida que crecía su fama también lo hacía el odio que despertaba en Estados Unidos. Por un lado, debido al racismo de la época era considerado el enemigo de la América Blanca y, por otro, la comunidad negra no le defendía por sus vínculos con redes criminales.

El que sí contaba con el cariño y la admiración de la comunidad negra era Muhammad Ali (aún conocido como Cassius Clay), quien aceptó pelear contra Liston en 1964. Un jovencísimo Ali se burló continuamente de su rival antes del combate, en el que nadie apostaba por él. Sin embargo, se acabó llevando la victoria.

La revancha tuvo lugar un año después y en ella se produjo la famosa imagen de Ali (ya utilizando el nombre por el que ha pasado a la historia) rogándole a su rival que se levantara. Este se derrumbó a los 104 segundos por un puñetazo que muchos ni llegaron a ver y que se recuerda como el golpe fantasma. Muchos siguen pensando que Liston se dejó vencer y que el combate estaba amañado.

Pese a que su imagen quedó aún más dañada tras su segunda pelea frente a Ali, la carrera de Liston revivió y en sus siguientes combates consiguió un récord de 15-1. El último fue en 1970 apenas unos meses antes de su fallecimiento. Su muerte, al igual que su vida, también está rodeada de oscuridad y misterio.

Su esposa Geraldine había estado fuera visitando a su madre y, cuando volvió a su casa de Las Vegas, se encontró el cuerpo sin vida de Sonny Liston. En la vivienda había botellas de vodka marihuana y heroína, pero no jeringas que indicaran que el boxeador las hubiera consumido. Su entorno defendió que el púgil además tenía un miedo aterrador a las agujas, motivo por el que incluso rechazó algunos medicamentos.

Oficialmente su muerte se debió a “causas naturales”, pero hay diferentes teorías que nunca se han aclarado. La más extendida dice que Liston fue asesinado por la mafia porque ya no les era suficientemente útil, porque tenía demasiada información o porque surgió algún problema entre ellos. La realidad es que el motivo real de su fallecimiento, como muchas otras cosas de su vida, es un auténtico misterio.