Noticia

Comparte

25 junio, 2019

Luis Rojas sigue los pasos de Felipe y de Moisés

Nueva York.- El bate nunca se alejó de él desde que nació; su infancia estuvo marcada por el ambiente beisbolístico que su padre le impregnó. No llegó a Grandes Ligas como jugador, pero Luis Rojas pisó el diamante de Las Mayores como instructor y ahora, empieza a dejar sus huellas en su trayectoria en la Gran Carpa.

Don Felipe Rojas Alou se convirtió en el primer dirigente de origen dominicano en la historia de las Grandes Ligas, el 22 de mayo de 1992 con los Expos de Montreal. 27 años más tarde, su hijo Luis Rojas fue nombrado como coach de control de calidad de los Mets de Nueva York, un puesto que no existía en esa organización, y en la que anhela también seguir aportando al gran legado Rojas-Alou. “Muy agradecido de esta oportunidad que me han brindado los Mets, un gran reto en mi carrera y con la bendición de representar mi familia”, expresó Rojas a elCaribe. “He estado en esta organización por 12 años y solo para mí ser parte del equipo de Grandes Ligas es un honor”, agregó Luis, quien pasó las ocho temporadas anteriores como capataz en el sistema de ligas menores de los Mets.

Su apellido esboza un gran peso en el béisbol profesional; pero más allá de que su padre jugó y dirigió en las ligas mayores, que su hermano Moisés fue seleccionado para seis Juegos de Estrellas y que sus dos tíos (Jesús y Mateo) estuvieron en las Mayores, Rojas no siente presión y más allá de todo, desea mostrar su propia esencia en el juego, su influencia en los jugadores y su excelente relación con los veteranos, aspecto que fortaleció en sus campañas de dirigente en la República Dominicana. “Fue muy especial para mí trabajar en invierno en Dominicana, me ayudó mucho en mi crecimiento como instructor. Fue un gran orgullo poder dirigir a los Leones del Escogido”, indicó el quisqueyano, que guió al conjunto escarlata al título en la campaña 2015-16.

Rojas no está seguro cuál de todos los campeonatos que vivió junto a su hermano Moisés Alou con los Leones fue el más significativo, pero sí está consciente de la experiencia que adquirió en cada uno de ellos.

“Los campeonatos que ganamos, cada uno, en diferentes posiciones que tuve tienen un valor significativo en mi vida”, indicó Luis, quien es 15 años más joven que su hermano Moisés.

“Estoy agradecido con Dios de estar con los Leones y trabajar con tantas personas de calidad. Con los dueños, la directiva, el cuerpo de coaches. Aprendí bastante de mi hermano, de José Gómez, una persona muy brillante y de cada uno de los jugadores”, sostuvo Rojas, quien fue firmado por los Orioles de Baltimore en 1999. Jugó con los Marlins de Miami, Expos de Montreal y Nacionales de Washington en las Ligas Menores.

La pasada temporada se convirtió en el segundo dirigente en la historia del Escogido en llegar a los 100 triunfos en serie regular (115), uniéndose a su padre Felipe Rojas Alou (230).

“La presencia paterna siempre la sentí en mi crecimiento. Mi juventud y mi desarrollo en el béisbol fueron alrededor de mi padre. Él desempeñaba la función de dirigente, fueron rasgos que quizás adquirí inconscientemente. Siempre ha estado ahí para mí. Sus consejos siempre han impactado mi vida y siempre nos dio los valores de tener a Dios sobre todas las cosas en nuestras vidas”, indicó Luis, quien fue seleccionado por segunda temporada consecutiva como el mejor dirigente de su liga por Baseball America.

Rojas, de 37 años, en este nuevo rol con los Mets está desempeñándose como un enlace entre la directiva y el cuerpo de coaches en asuntos que van desde preparación para los juegos, estrategias y análisis moderno.

“También estoy trabajando con los jardineros directamente en el día a día. Mi labor empieza desde antes de que todos lleguen al estadio. Asimismo, realizo trabajos extras, tareas en el terreno y después de juego”, agregó.

“En este punto, soy como una especie de mediador de todos los grupos. Ayudo a todos los instructores. Trabajo con el grupo de analítica y los planes de juego contra los equipos contrarios”, expresó Rojas, quien dirigió a Binghamton (Doble A), la sucursal de los Mets, por las últimas dos temporadas.

Desde calcular qué tan largo fue el juego anterior, o qué tanto trabajo ha hecho el equipo en los últimos días o la logística de viaje de los juegos en la ruta, todo eso tiene que pasar por los ojos de Rojas.

“Diría que la parte de scouting fue el área más retadora, es una parte muy demandante, y eso fue lo que me hizo salir del puesto de dirigente con los Leones”, dijo Luis.

Noticias más leídas