Noticia

Comparte

10 octubre, 2020

Nadal- Djokovic, la final del Roland Garros este domingo

En el año de la pandemia del coronavirus, el inédito Roland Garros otoñal tiene un cierre de lujo, con la final que disputarán este domingo Rafael Nadal, segundo en el ranking ATP y rey de la tierra batida parisina, y el número 1 del mundo Novak Djokovic. El partido se juega este domingo 11 de octubredesde las 10 (hora de la Argentina), con transmisión por ESPN.

El español despachó por la vía rápida a Diego Schwartzman por 6-3, 6-3 y 7-6 (7-0), en 3 horas y 9 minutos de juego. Y a continuación, el serbio desaprovechó un match point en el tercer set y se fue a los cinco con el griego Stefanos Tsitsipas (6º), al que finalmente doblegó por 6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1, en más de cuatro horas de juego.

Con estos resultados, Nadal y Djokovic, el duelo más repetido en la historia (55 partidos, 29 victorias para el serbio y 26 para el español) cerrará la edición del torneo parisino que será recordada por la ausencia casi total del público, el frío, la lluvia, el viento y el tenis nocturno.

A los 34 años, Nadal, doce veces ganador en París, está a sólo una victoria de igualar el récord de 20 títulos de Grand Slam que ostenta el suizo Roger Federer. A los 33, Djokovic, que tiene 17 grandes conquistados, está ante la oportunidad de convertirse en el primer jugador de la era abierta, y sólo el tercero de la historia, en ganar al menos dos veces cada uno de los cuatro torneos de Grand Slam.

“Ésta es la casa de Rafa. Tendré la motivación de ganarle. Ya lo hice en 2015 (en cuartos), pero será el mayor desafío jugar con Nadal en tierra batida”, señaló Djokovic apenas finalizó el juego con Tsitsipas.

Concentrado y ágil de piernas, Nadal no ha dejado ni un set en su camino a la final. “Intenté jugar con un plan, con determinación, la táctica fue la buena. He encontrado soluciones y he entrenado con la actitud adecuada. Seguiré peleando. Ante Diego ha sido mi mejor partido del torneo y necesito que el domingo sea mejor”, señaló el mallorquín.

Del otro lado estará Djokovic, que el viernes se mostró indestructible durante casi dos horas y tres sets, pero de forma inesperada dejó ver una fisura y Tsitsipas la aprovechó para meterse en el partido. “Stefanos es un gran jugador, pero después de cuatro horas estaba cansado. Me dio muchos problemas. Yo parecía tranquilo en la cancha, pero era diferente dentro”, reveló Djokovic, que jugará una final de Grand Slam por 27ª ocasión.