Noticia

Comparte

9 agosto, 2020

Pioneras del judo y los desafíos que enfrentaron en el deporte

SANTO DOMINGO. Cuando la mujer era vista como una intrusa en el deporte del judo en los inicios de la década de 1980, Luisa Martínez, Evelin Adams y Altagracia Contreras rompieron los parámetros y sentaron las bases para que las féminas formaran parte de esa disciplina.

Aunque en la actualidad es diferente para que la mujer sea aceptada en cualquier deporte, lo cierto es que, tanto Martínez como Adams y Contreras trazaron las pautas que esto sea una realidad. 

“Fue muy difícil como mujer”, afirmó Luisa Martínez, quien señaló que, en el caso de los entrenadores, no asimilaban que una mujer pudiera hacer camino en el judo. 

Martínez, quien inició en el judo en 1983, refirió que como atleta siempre quiso ser la mejor hasta el punto de que, desde 1984 hasta el 89 se mantuvo en la cima en el ámbito nacional. 

“Hicimos un trabajo”, aseguró la también entrenador y presidenta de la asociación de judo de la provincia Santo Domingo, y quien fue exaltada a la inmortalidad del Pabellón de la Fama de las Artes Marciales Mixtas en 2019. 

Las tres veteranas del judo participaron en el “Foro Pioneras del Judo y los Desafíos que enfrentaron para lograr sus objetivos” que organizó la Federación Dominicana de Judo (Fedojudo) a través de la plataforma virtual Zoom. 

Odontóloga de profesión, Evelin Adams, quien reside en Argentina, recuerda que para sus inicios como judoca en 1979 solo había en todo el país unas 30 mujeres que practicaban judo. 

“Mi gran frustración fue no ir a unos Juegos Olímpicos”, confiesa Adams, quien agregó: “Matsunaga no creía que las mujeres podían llegar a la competencia. Teníamos que competir con hombres”. 

Aunque confiesa que no estaba previsto que hubiera un lugar en el judo para mujeres en esa época, citó a los Juegos Centroamericanos Santiago 1986 como la consolidación de un ciclo que inició con los eventos nacionales y el logro de una serie de conquistas para la rama femenina. 

Adams, quien formó parte de la primera selección superior de judo formada en 1985, señaló que “fue una etapa emotiva, la consolidación de un programa y que la disciplina era la base de todo”. 

Con 12 años de edad, Altagracia Contreras practicaba voleibol. Luego fue atrapada por el judo, donde se inició en 1987 en la Escuela Nacional del Judo. 

La inmortal del deporte de las Artes Marciales Mixtas, en el ceremonial de 2018, fue abanderada de la delegación dominicana que asistió a los Juegos Olímpicos Barcelona 1992. 

“Nunca hice nada en el judo por competencia, sino por diversión, luego viví muchas sensaciones, pero cuando pasa el tiempo es que uno se da cuenta del valor de las cosas”, aseguró Contreras, quien ha trabajo con atletas juveniles e infantiles, así como el proyecto de judo Nueva Barquita. 

El presidente de la Fedojudo, licenciado Gilberto García, resaltó el valor deportivo de cada una de las participantes en el foro, que coordina cada miércoles Leidi Germán, directora técnica de la entidad.