Noticia

Comparte

3 julio, 2020

Se suicida triatleta que supuestamente sufría abusos de sus entrenadores

EFE.- Choi Suk-hyeon, de 22 años, fue encontrada muerta hace una semana tras quitarse la vida en su dormitorio ya que sufría de presunta agresiones físicas y verbales de parte de sus entrenadores.

Suk-hyeon era una atleta de Triatlón, que ganó medalla de bronce en categoría junior en los campeonatos asiáticos de triatlón en Taipei en 2015.

Según la prensa de ese país, la surcoreana intentó poner denuncias a sus entrenadores pero sus peticiones fueron ignoradas.

Según capturas de pantalla compartidas en las redes sociales, en el último mensaje que dirigió a su madre le suplicaba “revelar los pecados” de sus agresores. “He sido agredida de forma tan violenta… que lloro todos los días”, escribió Choi Suk-hyeon en su diario días antes de su suicidio.

En un documento difundido por la cadena YTN, se oye a su entrenador enfadarse ya que la chica había ganado peso: “Debes evitar comer durante tres días”, le dice. A continuación se oye el sonido de una bofetada. Los responsables del equipo la forzaron a comer 200.000 wons (USD 166) de pan para castigarla por no haber controlado su peso y la agredieron regularmente.

Choi elevó quejas a las autoridades del KSOC en abril, pero nunca abrieron una investigación. De hecho, estos sucesos fueron varias veces negados por la entidad olímpica surcoreana, que ahora expresó su “profundo lamento” y se comprometió a tomar “medidas severas” contra las personas involucradas.

La muerte de Choi Suk-hyeon conmociona a todo el país. El presidente surcoreano Moon Jae-in pidió “medidas rigurosas” para prevenir los abusos en el futuro en el mundo del deporte. Además, una petición lanzada a última hora de este jueves en el sitio de la presidencia surcoreana para obtener una investigación profunda ya acumula más de 35.000 firmas.

En Corea del Sur, que es una potencia deportiva regional y regularmente está en el top 10 de medallas olímpicas en cada cita, los abusos físicos y verbales son frecuentes. Por ejemplo, el año pasado, la surcoreana Shim Suk-hee, doble medalla de oro en los Juegos Olímpicos en short-track, acusó de agresiones sexuales a su ex entrenador, ya condenado por haberla agredida durante años y que cumple una pena de prisión de diez años.