Noticia

Comparte

28 agosto, 2020

Shinzo Abe no será la figura oficial en apertura Tokio 2021

El primer ministro japonés Shinzo Abe fue la estrella de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro cuando desfiló ante una multitud en el Estadio Maracaná como el personaje de los videojuegos Super Mario de Nintendo.

La divertida invitación de Abe a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio fue un gran éxito entre los espectadores brasileños, y para una audiencia televisiva mundial.

Sin embargo, Abe ya no estará presente, al menos no en carácter oficial, cuando se inauguren los pospuestos juegos el 23 de julio de 2021. El viernes, anunció que pretende renunciar al cargo a causa de un problema cardiaco crónico.

Irónicamente, el primer ministro japonés con más años en el cargo habría estado en el palco privado junto al presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, si la justa se hubiera inaugurado hace un mes y no hubiera sido víctima de la pandemia de COVID-19.

“Creo que esto no hará mucha diferencia”, señaló Jeff Kingston, quien enseña política japonesa en la Universidad de Temple de Tokio, en un correo electrónico. “Los Juegos Olímpicos se beneficiaron de su respaldo, pero ahora la situación está mucho más allá del control del primer ministro. A su sucesor quizás no le importe mucho, pero gran parte depende del COI, del comité organizador de Tokio y de las federaciones deportivas de todo el mundo”.

Abe dijo que era “desgarrador” irse con tantos planes sin acabar. El más visible, al menos para el público fuera de Japón, eran los Juegos Olímpicos.

En 2013, el primer ministro estaba en primera fila en Buenos Aires cuando el entonces presidente del COI, Jacques Rogge, abrió un sobre para anunciar a Tokio como la sede de 2020, superando a Estambul en la votación final.

Fue Abe quien aseguró a los miembros del COI que el colapso de tres reactores nucleares en 2011 por un sismo y un tsunami estaba “bajo control”. De hecho, no lo estaba en su totalidad y Japón sigue lidiando con el desastre en la prefectura norteña de Fukushima.

“Creo que es probable que esto sea desconsolador para Abe”, escribió David Leheny, quien enseña política en la Universidad de Waseda en Tokio, en un correo electrónico.

Leheny dijo que Abe se va sin ningún avance significativo en temas de mujeres, enmiendas a la Constitución o políticas económicas.

“Creo que los Juegos Olímpicos habrían sido una cosa importante que él podría señalar y decir ‘sí, yo hice eso. Hice que sucediera’. Todavía podría hacerlo y pensar que quienquiera que sea el siguiente primer ministro estará seguro de que Abe tiene un lugar importante en los Juegos Olímpicos, pero no será lo mismo que estar a cargo para recibir a la gente”, añadió.