Noticia

Comparte

14 octubre, 2019

Tercera base del Licey dice estar al cien por ciento tras cirugía

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Recuperar las habilidades que se tenían previo a una cirugía Tommy John, es parte de las tareas que enfrenta un jugador de béisbol.

Esa es parte de la motivación que indujo a Tomás Javier Rivera para acudir a la pelota invernal dominicana con los Tigres del Licey, que lo ha asignado para defender la tercera base en el principio de la temporada 2019-20, que inicia este sábado 12 de octubre.

“Me siento al cien por ciento y busco mejorar las habilidades que tenía cuando jugaba con salud, especialmente cuando estuve con los Mets de Nueva York”, dijo T.J. Rivera a Sussy Jiménez para Licey TV, en una entrevista en inglés.

Añadió que las habilidades que requiere afinar son las defensivas, las que lucía en el cuadro jugando el cuadro interior, antes de la operación Tommy John que recibió en 2017.

Explicó que vino por recomendaciones de que jugara en este tipo de torneo y que con los Tigres lo hará por un mes, que fue el tiempo de permiso que obtuvo de los Indios de Mayaguez, su elenco en la Liga de Puerto Rico, al que se unirá cuando terminó su periplo en Quisqueya.

Admitió que lo más difícil en la recuperación de una cirugía como la citada, es hacer lanzamientos, tirar y no tener miedo de hacerlo.

También el aspecto mental, como estar en un equipo con sus compañeros y no poder jugar; saber que está en un momento de recuperación y no tratar de adelantarla.

Rivera, 30 años, nacido en el Bronx, Nueva York, ha sido un infielder del medio del cuadro, que con los años ha jugado también en tercera base.

Profesional desde 2011, es un bateador de .321 en 651 partidos en las Ligas Menores; y .304 en 106 encuentros y 319 turnos que logró con los Mets en parte de las temporadas de 2016 y 2017. En tres campañas que ha disputado en Puerto Rico, su average es .307 en 66 partidos.

En su proceso de recuperación, este 2019 lo llevó a la Liga del Atlántico (independiente) y en 23 partidos bateó .270. Los Nacionales de Washington le dieron contrato de Liga Menor y lo enviaron al Harrisburg, en la Liga del Este, Doble A, donde conectó para .237 en 15 partidos.

El Licey cuenta con que su bateo esté a la altura de su carrera.

Noticias más leídas