Noticia

Comparte

20 mayo, 2020

Universidad de Kentucky, sacudida por otro escándalo entrenadores

El equipo de porristas de la Universidad de Kentucky despidió a todo su cuerpo técnico después de que una investigación descubriera incidentes de fuertes novatadas, desnudez pública y uso excesivo de alcohol entre las porristas.

La universidad anunció la decisión el pasado lunes 18 de mayo en un comunicado detallado en su página de internet. El entrenador en jefe Jomo Thompson y los asistentes Ben Head, Spencer Clan y Kelsey LaCroix fueron despedidos.

La escuela señaló como una “supervisión laxa y poco juicio” por parte del asesor T. Lynn Williamson, quien renunció después de que la investigación comenzó. El asesor trabajó por cerca de cuatro décadas con el equipo. A Williamson se le prohibió tener contacto con los miembros del cuerpo técnico recientemente cesado.

Kentucky tiene el programa de porristas universitarias más destacado del país. Ha ganado 24 de los últimos 35 campeonatos nacionales.

“El asesor y los entrenadores nunca pudieron detener una excesiva cultura de novatadas, consumo de alcohol y desnudez pública en las actividades fuera del campus donde ellos mismos eran testigos”, dijo el vicepresidente ejecutivo de la Universidad de Kentucky, Eric N. Monday en el comunicado. “Nuestros estudiantes merecen un liderazgo más responsable, y la misma Universidad de Kentucky lo exige”.

Los hechos.

Una llamada de un miembro de la familia en febrero provocó la investigación que reveló un ambiente de fiesta en un retiro de equipo en Lake Cumberland en Kentucky.

La investigación encontró que los miembros del equipo realizaron rutinas de gimnasia llamadas “lanzamientos de canastas” o “basket tosses” en las que se arroja a las porristas al agua desde un muelle mientras ellas estaban sin la parte superior del bikini o desnudas totalmente. Esto se hizo bajo la presencia y al parecer la aprobación de otros miembros del equipo y de los entrenadores, según el comunicado.

Los ahora ex miembros del equipo llevaron lanchas y alcohol al retiro. Las animadoras tenían fiestas en los botes mientras que los miembros del equipo estaban parcialmente desnudos, según el comunicado. Algunos de ellos hasta requirieron tratamiento médico por consumir alcohol en exceso ya que los entrenadores no hicieron nada para intervenir.

En otro campamento de porristas en Tennessee, otros miembros del equipo fueron dirigidos por otros a realizar cantos lascivos mientras vestían atuendos sin ropa interior.

La investigación también reveló conflictos de interés en los que participaron miembros del cuerpo técnico que contrataron a animadoras para trabajar en los negocios de gimnasia que manejaban, según el comunicado.

La supervisión del programa de animadoras ha sido reasignada al departamento de atletismo a raíz del escándalo. El programa llevará a cabo una búsqueda nacional de un nuevo entrenador.

Noticias más leídas