Noticia

Comparte

12 marzo, 2021

Crismery se declara libre de lesiones y preparada para consolidar clasificación a Tokio 2020

SANTO DOMINGO.- Después de una recuperación total de la grave lesión en el codo que sufrió en plena competencia de los Juegos Panamericanos del 2019 en Lima, Perú, Crismery Santana se ve en las mejores condiciones para subir a la plataforma a mostrar nuevamente su condición de atleta élite a nivel continental.

La aseveración es de la propia atleta de la categoría pesada, quien se prepara con el objetivo marcado en subir al podio en el Campeonato de Mayores de Levantamiento de Pesas de Juan Dolio, San Pedro de Macorís, último clasificatorio de América para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Japón.

Santana, quien compite en los 87 kilogramos, solo apela la voluntad de Dios para llegar libre de lesiones al certamen previsto para realizarse del 17 al 25 de abril venidero, durante una ‘burbuja’ que organiza la Federación Dominicana de Pesas en el Hotel Emotions, a través de un Comité Organizador presidido por el ministro de Educación, licenciado Roberto Fulcar.

“Espero en Dios poder competir al nivel que puedo hacerlo y salir bien de este proceso final en víspera de los Juegos Olímpicos. Tengo la emoción y el doble compromiso de competir bien, para consolidar mi clasificación a Tokio y por el hecho de hacerlo en nuestro país, lo que nos dará un impulso extra”, dijo.

Sostuvo que su misión principal es poner en alto el nombre de República Dominicana, ganando la medalla de oro de su división.

Con 25 años de edad y 12 como atleta de levantamiento de pesas, la nativa de la comunidad El Coco, de Hato Mayor, refiere que como ella, ningún pesista de América quiere dejar pasar la oportunidad de conseguir un pasaporte olímpico.

Por eso considera que el de Juan Dolio será el Panamericano más competitivo que jamás haya celebrado la Federación Continental de Halterofilia.

En ese sentido, pidió el concurso del pueblo para todos los pesistas dominicanos que competirán en el certamen.

Buena preparación

Santana manifestó que la preparación será vital para tener un buen desempeño en el Panamericano de Pesas.

En ese tenor, destacó el trabajo que realiza el cuerpo técnico integrado por Héctor Domínguez, Moreno Martínez, el venezolano Luis Silva y el fisioterapueta Ergan Montilla.

“El nivel técnico en que nos encontramos los atletas es muy bueno y eso se debe a la labor que realizan los técnicos. El objetivo es optimizar la preparación y para eso estamos siguiendo al pie de la letra cada indicación de los entrenadores”, expresó.

Afirma que un respaldo similar reciben de la Federación Dominicana de Pesas, en particular del presidente de la entidad William Ozuna.

Motivación extra

En su caso particular, Santana dice que entrena súper motivada por el apoyo familiar, empresarial por medio al programa Creando Sueños Olímpicos (CRESO), e institucional por parte del Ministerio de Deportes y el Comité Olímpico Dominicano.

“Estar alejados todo el tiempo de familia implica un gigantesco sacrificio, pero lo compensamos con el respaldo, las palabras de aliento y de motivación que nos dan para sigamos adelante en procura de alcanzar nuestros objetivos”, manifestó.

Santana elogió el hecho de que el ministro de Deportes, ingeniero Francisco Camacho y el titular del Comité Olímpico, Antonio Acosta, estén colaborando de cerca con la Federación de Pesas y el Comité Organizador, para montar un campeonato que llene las expectativas y nuevamente ponga de manifiesto para capacidad de la dirigencia dominicana de organizar grandes eventos deportivos.

En términos personales, Crismery Santana mostró su satisfacción no solo por el respaldo, sino por la atención que pone a los atletas el presidente del CRESO, empresario Felipe Vicini.

Un dato

Santana se enroló en el mundo del deporte de las barras, los discos y la plataforma en julio del 2009 al mudarse para San Pedro de Macorís, motivada por su tío Víctor Reyna, para entonces integrante de la selección de mayores y atleta de los Juegos Militares como miembro de la Policía Nacional.