Noticia

Comparte

5 julio, 2017

Dictan charla motivacional a atletas de alto rendimiento

Santo Domingo.- “No se puede ser un atleta de alto rendimiento si no se tiene conciencia, coraje, convicción y la decisión de ser un ganador. Incluso, un ganador, cuando pierde, defiende su orgullo”. Decenas de frases como estas, impregnadas de gran vitalidad, las pronunció un veterano orientador, Héctor Rodríguez, en una magistral charla ante más de 200 atletas de alta competición, auspiciado por el Vice-ministerio de Deportes Federados, que gestiona el licenciado Enmanuel Trinidad.

“El Hábito de la grandeza en los atletas de alto rendimiento”,  fue el título de la disertación que coordinó Luis Colpo Heredia, director del Alto Rendimiento del Ministerio de Deportes y Recreación, quien señaló que se harán cada mes y la que Trinidad señaló que forma parte de los entrenamientos a los atletas. Varios entrenadores asistieron.

“Agradecemos al maestro Héctor Rodríguez por esta gran conferencia que nos ha ofrecido, en nombre del Vice-Ministerio de Deportes Federados y sobre todo, del ministro de Deportes Danilo Díaz, quien interpreta fielmente la visión del ciudadano presidente Danilo Medina, que entiende que el atleta es la materia prima del deporte”, expresó Trinidad, quien agregó que la misma fue motivada por el inicio de un nuevo ciclo olímpico, al entender que ayuda a los atletas.

No quedarse en lo simple

“Vine a invitarles a ser grandes…, a no quedarse en lo simple”, dijo de inicio el psicólogo, que ha trabajado para academias de béisbol de Grandes Ligas en el país, y quien se encontró con un salón del Centro Regional de Voleibol, en el Centro Olímpico, atestado de atletas, pero fríos, sin vitalidad ante sus requerimientos de ofrecer aplausos o que respondieran en colectivo sus preguntas.

“Eso son los que valen en la cancha, los nombres”, prorrumpió Rodríguez, tras pedir que al unísono cada presente dijera su propio nombre, y los hizo repetir ante muchos ‘despistados’ que pronunciaron el nombre del disertante, quien había dado el suyo como ejemplo.

“Su nombre es lo más importante de la ‘bolita del mundo’, cuando esté en el baño, en la cancha, en la escuela, en la calle, y donde quiera que esté, califíquese usted mismo”, exhortó.

“Ser grande como persona, como atleta o como ciudadano, no es fácil”, reaccionó, tras pedir que levantaran las manos los que quieren ser grandes atletas y que según su interpretación, “solo respondieron 30”, exhortando a “los restantes 90” a atreverse a querer ser grandes, “porque la grandeza es contagiosa”.

“No nos quedemos en lo simple, el deporte es un elemento permanente de vida, es tener sueños, realizaciones…, la grandeza de la alegría”, siguió, entre peticiones respondidas por parte y su insistencia a responder con firmeza.

“Practiquen deporte para que representen a la patria; prepárense, estudien, crezcan, no se queden en los sueños dormidos; nosotros somos la patria deportiva…, que a partir de hoy todos tengan un reglamento: el de ser grandes”, insistía.

“En esta disciplina, en este cuadrilátero, en esta cancha, qué hago yo aquí, pregúntese”, exhortó. Y siguió: “En cada competencia, en cada práctica, desde que usted se levante en la mañana, en la Villa, en el comedor, dígase: qué carajo hago yo aquí”, sugería con estentórea. Y comentó en tono casi inaudible para los más lejanos: “Ojalá alguno se lo pueda contestar: ser grande”.

En esa tónica, el maestro Rodríguez explicó los conceptos estratégicos del Ministerio de Deportes, expresados en su Misión, Visión y Valores (están plasmados a la entrada del edificio administrativo) y exhortó, con vitalidad, a los atletas a hacer suyos dichos propósitos.

“Todos tenemos que hacer nuestra patria grande con lo que tenemos, hacerla grande, sentirnos orgullosos de nuestra patria deportiva…”.

Apeló al valor de “la responsabilidad”, para referirse a un aspecto crítico de la sociedad dominicana, el desorden en el tráfico. “No se resuelve el problema de tráfico con multas: se resuelve con responsabilidad, con sentido del honor; la grandeza no tiene clases sociales; la grandeza no es para hombres o mujeres, la grandeza es para todos”. El maestro se ganó las palmas, el reconocimiento de todos los asistentes.

 

Noticias más leídas