Noticia

Comparte

16 diciembre, 2020

Elsa García supera el covid y ya piensa en Tokio 2020

TOKYO 2020.- Elsa García es referente en la gimnasia mexicana a sus 30 años. A nivel de Latinoamérica ha logrado preseas de todos los colores, como su plata y bronce en los Panamericanos de 2010 o cuatro oros en los Juegos Centroamericanos Caribe. Además, participó en Londres 2012, pero una lesión en la muñeca le privó de avanzar de la primera ronda.

Desde hace ocho años tiene una espina clavada que piensa quitársela en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Tenía pensado retirarse después de la justa Olímpica y, aunque ésta se haya aplazado un año debido a la pandemia COVID-19, sigue teniendo el mismo objetivo.

“Tenía pensado retirarme después de Tokio 2020, ahora ya se alargó un año más, así que se resetea ese chip porque no tengo que pensar en el retiro, tengo que pensar qué hacer para llegar en mí mejor forma competitiva en el clasificatorio continental y de ahí para Juegos Olímpicos”, explicó el pasado abril para Marca Claro.

Precisamente el coronavirus no solo ha sido la causa por la que Elsa García ha tenido que posponer su sueño Olímpico de Tokio. También le ha mantenido alejada de los entrenamientos.

El pasado mes de septiembre, la gimnasta mexicana comenzó con síntomas, y, tras realizarse una prueba, se comprobó que estaba contagiada por el coronavirus.

“No sé cómo y dónde fue que me contagié, tenía síntomas de una gripe normal así que decidí ausentarme de los entrenamientos. Después, las molestias fueron mayores y me aislé por tres semanas. Las primeras tres me sentí muy mal, casi sin poder levantarme de la cama”, explicó García, según declaraciones recogidas por el Comité Olímpico Mexicano.

“Me considero afortunada porque nunca me faltó el aire y no tuve que ser hospitalizada. Tuve mucha calentura, cuerpo cortado, me sentía mareada, y algunas pastillas que tomaba me cayeron pesadas, por lo que me dio vómito y diarrea. A pesar de todo tuve calma porque supe que mi cuerpo estaba suficientemente fuerte para superar esta enfermedad y así fue”, prosiguió.

Sin embargo, no fue fácil. Su vuelta a los entrenamientos ha sido paulatina.

“Me cansaba con cosas muy normales, me sentaba a respirar, controlar mi corazón y palpitaciones. He evolucionado bien, al momento sigo lidiando, pero estoy con todas las ganas y la concentración hacia esa meta que sigue siendo Tokio”, dijo la gimnasta.

Para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Elsa García todavía tiene cuatro meses para recuperar su mejor estado de forma, ya que el torneo clasificatorio continental en el que se jugará conseguir un boleto tendrá lugar del 6 al 9 de abril de 2021.