Noticia

Comparte

10 agosto, 2012

España y USA jugarán final basket olímpico

LONDRES. La selección española se tomó cumplida ventaja ante Rusia, por 67-59, en la semifinal del torneo olímpico de básquetbol y abrió de par en par las puertas del cielo olímpico para llegar a la final.

Cuatro años después España volverá a ser protagonista en la final olímpica de Londres como lo fue en la de Pekín. Y no fue fácil, al contrario.

La selección española vivió una auténtica pesadilla durante la primera parte del partido. Fue como una especie de película de terror basquetbolístico en la que ninguno de los protagonistas, Pau y Marc Gasol, Navarro o cualquier otro jugador del equipo español, pudieron anotar canasta alguna, cualquiera que fuese la circunstancia o acción.

El despropósito absoluto. Ni de cerca, ni de lejos, ni de ninguna manera. Los 20 puntos anotados en veinte minutos de juego delatan la falta de acierto, y los porcentajes de tiro fueron dignos de una auténtica hecatombe: 4 de 18 tiros de dos (22%), 2 de 11 de tres (18%), para un total de 6 de 29 tiros de campo (21%).

Con esta situación lo mejor de todo fue que el equipo se marchó al vestuario perdiendo sólo por 11 puntos (20-31). Cuando lo normal hubiera sido que el partido estuviera ya fuera de alcance.

Rusia tampoco estuvo especialmente inspirada, pero con sus porcentajes de tiros de campo en el 36 por ciento pudo permitirse algunos fallos.

El equipo español tampoco brilló en defensa individual ni en la zona, y tuvo fallos de bulto imperdonables.

Y a pesar de todo en el descanso todavía hubo esperanzas de despertar de la pesadilla. España ya remontó mayores diferencias en circunstancias parecidas.

La selección nacional ya dio en partidos anteriores de este torneo olímpico muestras de su debilidad, pero a base de oficio, casta, experiencia y suerte consiguió sacar la clasificación para las semifinales. Llegados a estar alturas y con el cielo olímpico a la vuelta de otros veinte minutos, el equipo volvió a intentarlo.

Dos triples, de Rudy y Navarro, un punto más de intensidad en las defensas alternativas y un mucho de concentración, permitieron a la selección ir recortando la diferencia, meterse en el partido y que los aficionados pudieran volver a soñar, 43-44 (min.28).

A Rusia le comenzaron a temblar las piernas y más cuando coincidiendo con el final del tercer periodo José Manuel Calderón clavó un triple galáctico que empató el partido, 46-46.

Una de las leyes no escritas del básquetbol dice que una remontada no surte efecto si el equipo protagonista no se pone por delante en el marcador. España lo intentó con un tiro de Pau que no quiso entrar. Los rusos respiraron.

A la cuarta personal de Kirilenko (min.33), le siguió otro triple estratosférico de Calderón que, ahora si, puso a la selección por delante en el marcador, 51-49. Y un contragolpe, el primero del partido para España, culminado por Llull significó el 53-49. Marc Gasol se sumó a la racha y el marcador se fue hasta 55-49. Un sueño hecho realidad.

Ahora la pesadilla la sufrieron los rusos. Les temblaron las piernas y las manos, les entró el canguelo de ver a la campeona de Europa de vuelta al parqué del North Greenwich Arena, el O2 para los amigos.

Calderón, tocado por una varita mágica siguió anotando y dirigiendo al equipo, Felipe se sumó haciendo de Felipe, tomando rebotes, bloqueando, robando balones y anotando. Y la ventaja subió a diez puntos a falta de cinco minutos, 60-50.

Las puertas del cielo olímpico, de la final olímpica, de la revancha de Pekín 2008, se abrieron de par en par para España, para su genio, para su fe, para su esfuerzo, para su trabajo. La selección volvió a gestionar con guante de seda y mano de acero el tiempo restante hasta que se concretó la victoria por 67-59.

España se tomó la revancha con Rusia, volvió a recuperar sus sensaciones y, sobre todo, vuelve a la final olímpica cuatro años después.

 

ESTADOS UNIDOS 109, ARGENTINA 83

LONDRES. Estados Unidos regresará a su hábitat natural, la final olímpica, tras avasallar a una corajuda Argentina (83-109) que resistió la embestida de su rival hasta el tercer cuarto, cuando Kevin Durant anotó cuatro triples para romper definitivamente el partido.

Estados Unidos se medirá a España en la final del próximo domingo, una reedición de la que tuvo lugar en Beijing 2008, que acabó con victoria para los norteamericanos por 118-107.

Los jugadores de Mike Krzyzewski salieron al partido como si les fuera la vida en ello. Enchufados desde el arranque y con una gran actitud defensiva desde el primer minuto, comenzaron a labrarse una pequeña ventaja gracias a los tres triples de Bryant en menos de cinco minutos (6-18) frente a un rival errático que despertó gracias a la vieja guardia de la Generación Dorada.

Entre Luis ScolaManu Ginobili y Andrés Nocioni construyeron un parcial de 11-1 para reducir el déficit (17-19) pero una centelleante penetración de Russell Westbrook y un triple de Deron Williams dejaron las cosas en 19-24 al final del primer cuarto.

El espíritu de Argentina no se detenía a pesar de la arrolladora propuesta estadounidense. El equipo de Julio César Lamas desplegó todas sus armas en ataque -magnífico Carlos Delfino-, complicó a su contrincante con una exigente defensa en zona y se dejó el corazón en la pista.

Pero enfrente había dos jugadores superlativos ofreciendo un recital de juego imparable.LeBron James y Kobe Bryant. De nuevo ofreciendo lo mejor de sí mismos. Peleando cada balón. Lanzándose al parqué. Honrando la camiseta de las barras y las estrellas.

Lo cual engrandecía más aún el esfuerzo albiceleste, cuyos hombres llegaron a situarse a siete (40-47) al descanso tras un triple de Ginóbili sobre la bocina.

Para entonces la superioridad en el rebote ya se antojaba insalvable (12-23). Pero la fe de Argentina traspasaba cualquier frontera racional, sobre todo si se cimentaba en el mejor jugador de la historia del país.

Otro lanzamiento exterior de Ginóbili apretó aún más las cosas (43-47) tras el paso por los vestuarios mientras su rival no disfrutaba de la misma suerte desde los 6,75 (5/17). Sin embargo esa circunstancia cambió con la irrupción de Durant y su fusil, que provocaron que Argentina hincara la rodilla.

El cuarto triple firmado por la estrella del Thunder en el tercer periodo disparó de forma abrumadora a los vigentes campeones (53-72) en pleno despliegue de facultades de James, cómodo en su papel de distribuidor.

A los sudamericanos sólo les quedaba seguir luchando con la cabeza alta. Y así fue. El esfuerzo siempre estuvo en la pista, incluso cuando Carmelo Anthony tomó el testigo de Durant y ametralló el aro rival con tres triples consecutivos (64-93). La albiceleste se despedía de la final con el bronce aún en mente. Ante Rusia dirá su última palabra.

Noticias más leídas