Noticia

Comparte

27 mayo, 2016

Fedojudo rinde homenaje póstumo a Altagracia en Día de las Madres

SANTO DOMINGO. Con un emotivo homenaje póstumo a doña Altagracia Cáceres Martínez, la Federación Dominicana de Judo (Fedojudo) celebró la VIII versión del Día de las Madres en el salón de actos del Pabellón de ese deporte en el Centro Olímpico.

No solo fue el tradicional festejo a las madres que están ligadas al judo, sino un reconocimiento a doña Tata, como todos le llamaban, por su entrega y dedicación en cada una de las actividades de la Fedojudo, así como la disposición para con los atletas, especialmente con su hija María García.

El acto, celebrado el jueves, se caracterizó por la emotividad, anécdotas sobre doña Tata y por el encuentro para festejar, como ha hecho costumbre la Fedojudo, el Día de las Madres.

La entrega del jueves fue el preámbulo de lo que, al día siguiente, se había organizado para un selecto grupo de madres ligadas a la entidad: Una excursión turística.

“Cada año son más las madres que se han integrado a este encuentro y el objetivo es que apoyen todas y cada una de las actividades de la Fedojudo”, sostuvo la licenciada Leidi Germán, directora de protocolo de la federación de judo.

Al hacer uso de la palabra, el presidente de la Fedojudo, licenciado Gilberto García, aseguró que todo miembro de la entidad que dirige es importante y valoró el papel doña Tata en la sociedad.

“Son muchos los recuerdos que nos unen a la señora Altagracia Cáceres. Era una mujer incansable, luchadora y muy fajadora”, señaló García.

Los profesores José Daniel Figueroa, secretario general, y Luisa Martínez, co-secretaria de la Fedojudo, respectivamente”, elogiaron con anécdotas la figura de la señora Altagracia Cáceres.

“Doña Altagracia fue y seguirá siendo un motivo de superación”, dijo Martínez, mientras que Figueroa agregó: “No hay forma de definir el empeño que tuvo para el judo la señora Tata”.

Luego de leer la semblanza, se presentó un vídeo con testimonios de dirigentes y atletas del judo sobre los valores de la señora Altagracia.

A seguidas, miembros del comité ejecutivo de la Fedojudo, así como invitados, procedieron a la entrega de una placa en homenaje póstumo a la señora Altagracia Cáceres, la cual fue recibida entre lágrimas y sentimiento de nostalgia por sus hijos Paola, María y César Miguel García.

En el encuentro Heidi Sheidig, presidenta de la asociación de padres del club Judo Naco, así como la doctora Lisette Sánchez, encargada de la dirección médica del Ministerio de Deportes, y todas las madres de la familia del judo.

La parte artística estuvo a cargo de Orlando Allen, quien deleitó a la concurrencia con la interpretación de una pieza musical.

Finalizado el acto de distinción a las madres, directivos de la Fedojudo procedieron a realizar distintos sorteos a las presentes.