Noticia

Comparte

20 agosto, 2020

Inscripciones del US Open superan expectativas a pesar de ausentarse figuras

INSIDE THE GAMES .- Los organizadores del US Open han insistido en que están contentos con la alineación para el torneo de este año, a pesar de una serie de retiros de alto perfil del Grand Slam debido a las preocupaciones sobre la pandemia del coronavirus.

El director ejecutivo de la Asociación de Tenis de los Estados Unidos (USTA), Mike Dowse, afirmó que el número de participantes en el evento en la ciudad de Nueva York, que comienza el 31 de agosto, “superó nuestras expectativas”.

Varios de los mejores tenistas del mundo, incluidos los campeones defensores Rafael Nadal y Bianca Andreescu, se encuentran entre los que optaron por no participar en el evento debido a los temores sobre el virus COVID-19.

La campeona de Wimbledon y número dos del mundo Simona Halep se convirtió en la última en confirmar que se estaba saltando el torneo en Flushing Meadows a principios de esta semana.

Significa que seis de las 10 mejores jugadoras femeninas estarán ausentes del evento.

Serena Williams, 23 veces campeona de Grand Slam, es la única de las semifinalistas femeninas del año pasado que participa en la competencia de este año.

Williams y el número uno del mundo masculino Novak Djokovic se encuentran entre los que han confirmado su participación.

Belinda Bencic de Suiza y Elina Svitolina de Ucrania también se han retirado, mientras que Stan Wawrinka de Suiza, Nick Kyrgios de Australia y Gaël Monfils se encuentran entre los jugadores masculinos de alto perfil que no estarán en acción.

“En cuanto a nuestro campo, en el contexto de los tiempos y lo diferente que es el mundo, no podría estar más feliz”, dijo Dowse.

“Ha superado nuestras expectativas.

“Al final del día, estamos aquí para servir a nuestros fanáticos.

“Van a ver un tenis increíble de clase mundial”.

El US Open, tradicionalmente el último Grand Slam del año, se jugará sin espectadores y con medidas de seguridad, algunas de las cuales han sido criticadas por jugadores como Djokovic.

Los jugadores que compiten en el US Open tienen que ingresar a una “burbuja de bioseguridad”, que incluye pruebas obligatorias antes de poder ingresar al sitio de Flushing Meadows.

La directora del torneo US Open, Stacey Allaster, dijo que el 90 por ciento de los jugadores habían llegado a la ciudad de Nueva York y que la mayoría se alojaría en dos hoteles como parte de la “burbuja”.

Estados Unidos es el país más afectado por COVID-19 en el mundo, registrando más de 5,5 millones de casos y al menos 173.000 muertes, pero se cree que Nueva York ha controlado en gran medida el virus.