Noticia

Noticias de las Federaciones Nacionales - República Dominicana

Comparte

29 septiembre, 2018

José Ramírez tiene mucha competencia por el premio al JMV en la Liga Americana

MLB.- José Ramírez tuvo una temporada digna de un Jugador Más Valioso en el 2017, con los Indios. También tuvo rivales formidables. Aunque largó 56 dobletes, líder en la Liga Americana, y agregó 29 jonrones, con promedios de .318/.374/.583, le tocó competir contra la mejor cosecha que hasta ahora ha tenido José Altuve y el clamoroso estreno de Aaron Judge. Los votantes le dieron el tercer lugar.

El dominicano ha vuelto a ser protagonista en esta campaña triunfal de Cleveland, que llevó a la Tribu a repetir el título en la División Central del Joven Circuito. Ha mejorado su porcentaje de embasarse a .390 y su OPS de .945 es casi igual al del 2017, pero ahora es miembro del club 30-30, con 38 vuelacercas y 34 bases robadas. Su OPS ajustado pasó de 145 a 150. Y su WAR en Baseball Reference también es mejor, yendo de 6.9 hace un año a 7.7 en la actualidad.

Ramírez es la principal baza de América Latina este año en la disputa por el premio al JMV en su circuito. Pero a diferencia del puertorriqueño Javier Báez en la Nacional, donde su favoritismo se confunde con la opción de Christian Yelich y otros candidatos, el quisqueyano de nuevo parece condenado, en el mejor de los casos, a obtener la tercera posición.

Altuve y Judge ya no son contrincantes. Lesiones en una rodilla y en la muñeca derecha, respectivamente, mermaron la producción de ambos, en un torneo en el que no pudieron replicar el ímpetu avasallante que exhibieron en la campaña anterior.

Ramírez, pese a eso, tiene en el camino a dos rivales igualmente notables. ¿Cuál será su destino esta vez?

Mike Trout ha logrado el difícil objetivo de superarse a sí mismo. Lidera la liga con topes personales de 121 boletos, .462 de porcentaje de embasarse, un OPS de 1.090 y un avasallante OPS ajustado de 199 (o lo que es lo mismo: ha sido 99 por ciento superior a la media de MLB).

Trout no solamente ha conseguido las mejores cifras de su carrera en cuatro departamentos. Sus 38 cuadrangulares le tienen a tres de su mejor marca y ese slugging de .629 iguala el más elevado que consiguió alguna vez. Todo eso, matizado con 24 dobles y 24 estafas.

El patrullero de los Angelinos ha escrito una hoja de servicios que debe de cautivar a los electores. Pero él también tiene un escollo en el camino que conduce a su tercer galardón: Mookie Betts.

El dinámico jardinero de los Medias Rojas es el Altuve del 2018, el virtual campeón bate, con .346, y el principal pistón en el apabullante motor de Boston.

Betts no sólo exhibe una defensa excelsa -algunos baremos del nuevo análisis incluso le ponen con buena ventaja sobre Trout en ese aspecto. También consiguió el 30-30, como Ramírez, y lo ha hecho con el slugging más abultado de la Americana, nada menos que .643, gracias a 47 biangulares, cinco triples y 32 vuelacercas.

Eso explica que el estadounidense nacido en Nashville sea el mejor de este campeonato en el WAR de Baseball Reference y también en el de FanGraphs, con 10.8 de bWAR (contra 10.1 de Trout y 7.7 de Ramírez) y 10.1 de fWAR (contra 9.7 de Trout y 8.0 de Ramírez).

Pero hasta Betts tiene una competencia que le puede robar votos. Su compañero J.D. Martínez es una de las indiscutibles diferencias entre los Medias Rojas del 2017 y éstos. Llegó como agente libre, y durante una parte de la justa dominó los tres componentes de la Triple Corona. Llega al último fin de semana como el máximo empujador de la Americana, con 127, escolta de su coequipero, con .330 de promedio, y segundo de Khris Davis con 42 tablazos de vuelta completa.

Martínez tiene eso que gusta tanto a los votantes tradicionalistas. Aunque el análisis del béisbol ha ido cambiando, todavía hay quienes buscan la pieza diferenciadora en un equipo ganador, alguien cuyos atributos se definan por su posición entre los mejores en promedio, impulsadas y jonrones.

Davis, en ese sentido, es también una opción, aunque las nuevas mediciones dan otra óptica, como lo indica el bWAR de Matt Chapman, muy superior al del primero, pues premia su brillante defensa y promedios comparables o mejores, a pesar de acumular únicamente 24 cuadrangulares, la mitad de los 47 que posee el designado y vecino en el lineup de los Atléticos

Chapman, de hecho, es el único jugador en ambos conteos, poseedor de un WAR que le planta cara a Betts, Trout y Ramírez. Su problema es que no es el mejor desde el punto de vista tradicional y tampoco lo es de manera absoluta para el nuevo análisis.

Altuve todavía es la inspiración que más motiva a los Astros y Francisco Lindor le disputa en los Indios esa etiqueta a Ramírez. Pero éste último es la cara más célebre hoy en esa organización, dueño de una historia inspiradora, que se abrió paso, a pesar de la falta de fe de los scouts -como Altuve-, hasta el punto de que ha puesto números de Más Valioso en dos años consecutivos.

También es el latinoamericano más destacado en el 2018, un ranking en el que Martínez no compite, pese a sus raíces cubanas por haber nacido en Florida.

¿Podrá Ramírez celebrar en esta oportunidad? Con Betts y Trout a su lado, quizás le toque esperar un año más para conseguir ese merecido JMV.

Noticias relacionadas