Noticia

Comparte

1 septiembre, 2019

La Romana eleva a sus héroes deportivos a la inmortalidad en el Séptimo Ceremonial

LA ROMANA. El Salón de la Fama del Deportista Romanense premió este domingo la trayectoria y los aportes hechos por ciudadanos ejemplares al desarrollo deportivo provincial, regional y nacional.

La institución introdujo como inmortales a Julio Cabrera, otrora gloria del baloncesto; Pedro Saiz, medallista de boxeo en Juegos Centroamericanos y Caribe; los ex peloteros Domingo Michel y Julián Yan; Ricardo Torres, en voleibol; la ex softbolista Dora Thomas, Alexis Ubiera Sánchez, ex atleta en tenis de campo; Samuel R. Thomas, en béisbol aficionado; así como los propulsores Ervido Creales, en su calidad de atleta y dirigente; Carlos Morales Troncoso; Apolinario Cruz Sánchez, pionero del voleibol en esta ciudad y el más grande narrador de carreras de caballos, Simón Alfonso Pemberton.

Durante un emotivo acto como parte del Séptimo Ceremonial de Exaltación que se realiza cada dos años, el Salón de la Fama llenó de gloria definitiva a los 12 nuevos inmortales que pusieron a prueba su talento en el plano nacional e internacional y otros como grandes organizadores o mecenas del deporte local, en el plano local, nacional o internacional.

La exaltación se celebró en un concurrido acto celebrado en el salón principal de la Alianza Juvenil para el Deporte y la Cultura de aquí, presidido por el doctor José Reyes, presidente del Salón de la Fama del Deportista Romanense y el Presidente de Honor del Ceremonial, empresario Federico Félix.

Como patrocinadores del Ceremonial están la Alcaldía Municipal de La Romana, Alcaldía Municipal de Guaymate, Alcaldía Municipal de Villa Hermosa, Distrito Municipal de Caleta, Distrito Municipal KM -10 Cumayasa, Central Romana, ARS Palic, Casa de Campo, BanReservas, Brugal & Cia, Productos Higueral, L&R Comercial y Toros del Este.

La emotividad caracterizó el Ceremonial, al que asistieron los presidentes del Comité Olímpico Dominicano y del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, Luisín Mejía y Dionisio Guzmán; la senadora y el gobernador provincial, Amarilis Santana y Teodoro Ursino Reyes, así como Ramón Cuello, presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACD).

La parte más emotiva la pusieron Cabrera, el primer llamado para ser exaltado y Alexis Ubiera Sánchez, quienes no pudieron contener la emoción desde que iniciaron el recorrido hasta la tarima de exaltación.

Sin embargo, el Ceremonial tuvo su máximo esplendor cuando Simón Alfonso Pemberton fue citado para su exaltación, provocando un estruendoso aplauso que se prolongó por un buen rato y que cerró después de realizar la magistral narración de una carrera de caballos, ante el pedido por aclamación de la concurrencia.

Durante el acto, conducido por Manuel de Jesús e Hilda Peguero, se rindió un minuto de silencio por la memoria de los fallecidos basquetbolistas Franchy Prats, Antonio -Chico- Sibilio y el profesor Nelly Manuel Doñé.

Además, fueron reconocidos el veterano cronista deportivo Rafael Torres y Jean Girardi, miembro fundador y ex directivo del Salón de la Fama del Deporte Romanense, respectivamente.

Pedro Saiz fue un medallista de Juegos Centroamericanos, campeón varias veces en eventos regionales de su propio deporte y aspirante a un título universal del peso welter junior (139 libras) del Consejo Mundial de Boxeo.

Nació en La Romana el 30 de noviembre de 1964. Comenzó a practicar boxeo en el año de 1984 inspirado por las peleas del panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán, recibiendo instrucciones de los entrenadores Juan Jiménez, Gabriel Pérez y Víctor Pascual, desarrollando una carrera en el boxeo aficionado que lo llevó a la selección nacional en el año de 1985, donde permaneció hasta 1990 compilando récord de 117 victorias y 17 derrotas.

Entre sus logros en aficionado cuenta con tres medallas de oro en Juegos Nacionales de Moca 86 y San Cristóbal 87, cinco veces campeón de la Copa Independencia y medallista de plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe “Santiago 86”, además medalla de oro en la Copa Cheo Aponte de Puerto Rico.

Registro buenas actuaciones en los Juegos Panamericanos de Indianápolis en 1987 y participo en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988. Luego paso al boxeo profesional, donde compiló marca de 28-9-3, llegando a pelear por un título mundial en 1999 y ganando a su vez los títulos de campeón de New York y Long Island.

Domingo Michel entra a la historia del béisbol profesional cuando se convirtió en el primero y único jugador en ganar la triple corona de bateo, alcanzando la hazaña en la temporada 1988-1989, con promedio de bateo de .310, 9 cuadrangulares y 36 carreras impulsadas.

El oriundo del municipio de Guaymate, en principio fue un atleta de campo y pista que se destacó en 100 y 200 metros planos, tanto en competencias locales y nacionales. En el año 1981 se dedicó a jugar béisbol con el equipo Papagayo, llegando a integrar la selección de la Región Este en los Juegos Nacionales San Pedro 83, donde monto un espectáculo ofensivo, lo que valió para ser firmado al profesionalismo al ser reclutado por Elvio Jiménez y Rafael Ávila, para los Dodgers de Los Angeles.

Jugó seis temporadas con los Tigres del Licey, contribuyendo a la corona ganada por los felinos en la estación 1990-1991. Además, accionó en seis campañas con los Azucareros -Toros- del Este, siendo integrante del equipo cuando ganaron su primer campeonato en 1994-1995 y como coach de primera base en la segunda corona en la temporada 2010-2011.

 

Julián Yan fue firmado para el profesionalismo por el fallecido escucha Epifanio Guerrero. Inició su carrera con los Caimanes del Sur y luego llegó a los Azucareros del Este, donde de inmediato se convirtió en uno de sus mejores jugadores tanto a la ofensiva como en la defensa, ganándose el apodo de “La Escoba Humana”.

 

Yan fue escogido Jugador Más Valioso en la serie final del primer campeonato que ganaron los Toros del Este en la temporada 1994-1995, y luego en la segunda corona obtenida por el colectivo romanense en la estación 2010-2011, fungió como asistente del dirigente Dean Treanor.

 

Hasta el momento es el líder en cuadrangulares de la franquicia taurina con 31 y ocupa el puesto número 11 en el listado de todos los tiempos en la pelota local con 44 batazos de vuelta completa. Yan, aunque no pudo establecerse a nivel de grandes ligas, fue un azote en los circuitos minoritarios, en las ligas de México, Korea, donde conjuntamente con la liga dominicana computa más de 400 jonrones, más de 1,300 carreras remolcadas, más de 1,000 anotadas y más de 2,000 hits.

 

Julio “Kikín” Cabrera, considerado el baloncelista más dominante en los torneos superiores de La Romana, es otro que recibirá la gloria deportiva. En sus actuaciones como atleta en el basket local jugó en 12 finales, obteniendo 10 campeonatos, 8 con el Club Ramon Marrero Aristy, 1 con el Máximo Gómez y 1 con la Tribu de Quisqueya.

Cabrera paseó su calidad por el torneo del Distrito Nacional, además de reforzar en la mayoría de los certámenes superiores del país. En el año 1988 integra el seleccionado nacional juvenil en diferentes eventos internacionales. Fuera del país tuvo la oportunidad de accionar como jugador en Puerto Rico y Portugal.

La inmortalidad deportiva le llegará también al ingeniero Creales (Ervidito), antiguo atleta destacado en el deporte romanense y nacional en béisbol, baloncesto y voleibol, además de dirigente deportivo y propulsor sobre todo en la creación de los primeros equipos de softbol femenino en su natal La Romana.

Simón Alfonso Pemberton, nacido en el sector de Buena Vista de esta ciudad, además de haber practicado béisbol, se inclinó por la hípica al visitar en una ocasión el Hipódromo Perla Antillana en el año de 1946. Inició su carrera como locutor, cronista deportivo y narrador en el año 1957, escribiendo a partir de ahí una gloriosa carrera como narrador hípico con la frase icónica en toda la nación “A Correr Fanáticos”.

Simón Alfonso, entre tantas distinciones, condecoraciones y logros obtenidos en su carrera, destaca el haber sido declarado narrador hípico del Siglo XX por el club de la prensa hípica.

Alexis Ubiera inició a temprana edad la práctica de tenis en las canchas de la terraza en el Hotel Casa de Campo, participando en su primer Torneo Nacional a la edad de 8 años.

Fue campeón nacional en sencillos en las categorías de 10, 12, 14, 16 y 18 años, a nivel internacional represento al país en el Torneo Mundial en Caracas, Venezuela, obtuvo el tercer lugar.

Es el único romanense y uno de los pocos dominicanos en jugar en la Copa Davis, con tan sólo 19 años de edad. En la actualidad se desempeña como profesor de tenis en varias ciudades norteamericanas.

Dora Thomas Santana procede de una familia de deportistas romanenses. Su padre Raymundo Thomas fue un gran jugador de béisbol del equipo Papagayo y su hermano menor, Guillermo Thomas se destacó en béisbol y fue selección nacional de softbol.

 

Dora empezó a practicar softbol a la edad de 15 años, mostrando de una vez habilidades en el manejo del bate, como cuarto en el orden de bateo y defendiendo la primera base. Fue la primera mujer y posiblemente la única en sacar la pelota por el jardín central en el estadio Issa Zorob. Fue selección de la Región Este y la Selección Nacional, representando al país en la década de los años sesenta.

 

Ricardo Alfredo Torres Encarnación inicio su vida de atleta en el voleibol, destacándose en los eventos escolares en representación del Colegio Santa Rosa De Lima.

 

En torneos locales, provinciales y regionales enseñó su condición de potente rematador, lo que le llevó a jugar en los torneos del Distrito Nacional con el club Los Prados y en eventos interuniversitarios con la Universidad Pedro Henríquez Ureña, donde se graduó de ingeniero en sistemas.

 

Participó de manera destacada en la selección de voleibol de la Región Este, en los Juegos Deportivos Nacionales San Pedro 1983 y con la Selección Nacional en el Torneo Norceca Juvenil 1984 celebrado en Nicaragua, como sexteto del equipo, obteniendo medalla de bronce. En el año 1986 de nuevo participa en un Torneo Norceca, esta vez en San Juan Puerto Rico, donde el país ocupo el cuarto lugar y Torres fue seleccionado en el equipo “Todos Estrellas” de la justa.

 

Apolinario Cruz Sánchez, aunque nace en Puerto Rico, llega a La Romana a principio del año 1921 en calidad de pastor de la Iglesia Evangélica Dominicana, destacándose como un gran activista social a tal punto de incentivar a los jóvenes de esos tiempos a la práctica deportiva.

Bajo su dirección se construyó la primera cancha de voleibol en la comunidad que dio paso a la celebración de los primeros partidos y por ende iniciando la cosecha de los primeros voleibolistas romanenses. En el año 1930, producto del auge de este deporte entre la juventud de la época, se realiza la primera serie organizada por Don Apolo, como se conocía al señor Apolinario Cruz, el pionero del voleibol en La Romana.

Ervido Creales, un reputado ingeniero civil, fue designado a principios de los años setenta en la oficina técnica para las construcciones de las instalaciones del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, tales como, el Pabellón de Voleibol y el de Gimnasia, entre otras obras deportivas. En lo que concierne a su labor como dirigente deportivo, ingreso en el año 1975 como miembro del Comité Ejecutivo de la Federación de Voleibol, llegando a ser su presidente en tres periodos consecutivos a partir del 1980.

 

Ocupó puestos en organismos internacionales del voleibol y fue co-secretario del Comité Olímpico Dominicano en el cuatrienio 1982-1986.

Samuel Raymundo Thomas, nacido en el año 1915, un legendario jugador de béisbol amateur, pionero entre los fundadores del famoso equipo Papagayo.

Thomas podía desempeñarse en la tercera, segunda y primera base, además de accionar en los jardines y como lanzador. Tuvo como compañeros a figuras relevantes como Rafael Santana (Buenas Noches), Calford Wells y Loro Escalante. Entre las hazañas que se cuentan de Samuel Thomas, esta haber realizado el primer triple play en el estadio Buena Vista Park, con una sola asistencia.

 

Carlos Alfredo Miguel Morales Troncoso, ingeniero químico graduado en la Universidad Estatal de Luisiana en los Estados Unidos, fue un gran propulsor de los deportes, contribuyendo a su auge en la provincia de La Romana y el país, sobre todo al softbol, boxeo, golf y tenis de campo, a través de sus funciones en la empresa Central Romana Corporación, siendo además parte importante en la obtención de la franquicia de los Azucareros del Este.

 

Ocupo diversas funciones privadas y públicas, entre las que se destacan su condición de Vicepresidente de la República. Fue presidente del Central Romana, director del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), embajador ante los Estados Unidos, además de Canciller de la República.

 

Noticias más leídas