Noticia

Comparte

27 mayo, 2020

La vuelta a casa de las Reinas del Caribe y el retorno a unas Olímpiadas

Tokyo2020.org.- La selección dominicana femenina de voleibol consiguió el pasado enero su tercera clasificación en la historia para unos Juegos Olímpicos. Empezó así de la mejor manera posible el 2020, en el que continuó con los éxitos de 2019, donde el combinado nacional logró un oro en el Panamericano y otro en el Torneo Continental NORCECA.

Las llamadas Reinas del Caribe clasificaron para Tokio 2020 finalmente tras superar a Puerto Rico (25-20, 25-18 y 25-15) en la final del Preolímpico, lo cual les otorgó el último billete rumbo a Japón.

Bethania de la Cruz, que juega en el Dynamo Kazan ruso, aseguró a través de un Instagram live: “Habrá muchas selecciones de calidad buscando lo mismo que nosotras. Es verdad, pero vamos a dar el 100 por ciento como siempre porque queremos una medalla Olímpica, no importa el color”.

“Eso es lo que me falta, solo eso. Eso es algo que quiero y que aún no he podido tener junto a mis compañeras”, remarcó, refiriéndose a la presea Olímpica como lo que tiene pendiente en su palmarés.

Apenas quedaba medio año para la llegada de ticar ese boleto y poner un sello en el pasaporte para participar en el mayor escenario deportivo mundial, en Japón. Sin embargo, meses después el mundo -del deporte y fuera de él- se detuvo. La pandemia del COVID-19 ha mantenido recluídos en casa a atletas, alejándoles de sus planes de entrenamientos, de la disputa de sus respectivas ligas y ha aplazado, también, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que ahora tendrán lugar el próximo año, a partir del 23 de julio de 2021.

Esto, como no podía ser de otro modo, también ha afectado a Las Reinas del Caribe. En este caso ellas se encontraban cada una en un lugar del mundo y algunas han llegado a vivir una odisea para volver a su país de origen, la República Dominicana.

Los vuelos de vuelta a casa

Las primeras en llegar a su país -antes de que finalizara el mes de marzo- fueron Lisvel Eve Mejía, Erasma Moreno y Natalia Martínez, quienes se encontraban en Perú, y Bethania de la Cruz, que tuvo que volar desde Rusia, donde juega. El mismo caso fue el de Yonkaira Peña y Bráyelin Martínez, quienes retornaron de Brasil.

Por su parte, Niverka Marte, Gaila González y Madeline Guillén pudieron pisar suelo dominicano a principios de abril, después de pasar una cuarentena obligatoria en México tras salir de Turquía.

A quien se le complicó más el regreso fue a la estrella Gina Mambrú, quien se mantuvo en Indonesia, donde juega, mientras le daban la luz verde para poder retornar a la República Dominicana manteniendo su seguridad. Sin embargo, la falta de vuelos entre Indonesia y República Dominicana no hicieron que esto se diera de forma sencilla.

El Comité Olímpico Dominicano se mantuvo en todo momento a disposición de sus jugadoras, incluida Mambrú.

Finalmente Mambrú tuvo que hacer escala en Miami y pasar por una nueva cuarentena ya en la República Dominicana antes de poder reunirse con su familia.

Con Las Reinas del Caribe en casa, el sueño de Tokio 2020 vuelve a dejarse soñar poco a poco, y seguirá latente hasta hacerse realidad el próximo año, quién sabe si con medalla.