Noticia

Comparte

10 mayo, 2014

Luz del Alba Pichardo apuesta a la capacitación

SANTO DOMINGO. Ella, Luz del Alba Pichardo, se inició en el deporte mientras acompañaba a sus dos hermanas a las prácticas cotidianas para aprender a jugar tenis de mesa.

Cada tarde, al llegar al Pabellón de Tenis de Mesa de la Barranquita, Pichardo tomada su acostumbrado lugar: las gradas, mientras que sus pequeñas hermanas Victoria y Ancelys hacían sus acostumbradas rutinas.

Mis hermanas eran pequeñas y yo tenía que llevarlas, y como estaba ahí, decidí aprender el deporte. Fui parte de la selección de la ciudad, del equipo nacional y estuve en los rankings nacionales. Fue una experiencia muy bonita, del tenis de mesa saqué mucho en mi vida y me encaminó mucho, dice Luz del Alba.

Al entrar a la universidad a cursar ingeniería civil,  ella tuvo que salir del deporte por lo exigente de la carrera, pero según dijo, directivos de la federación de tenis de mesa le hicieron la propuesta de que si quería ayudar a niños que se iniciaban en la disciplina y aceptó el reto.

La propuesta como entrenadora le ha permitido a Pichardo explorar diversos campos y poco a poco se ha ido posicionando en el área y mucho más a través de la capacitación.

Como jugadora, permaneció cinco años en el tenis de mesa, y en la actualidad se encamina a su sexto año impartiendo los conocimientos a pequeños infantes que se inician en ese deporte.

 

El camino hacia la capacitación

El tomar el camino de la enseñanza no era una opción para Luz del Alba. Pero la seriedad con que toma las cosas le ha permitido apoderarse de espacios que ya han roto la frontera de su deporte.

Después de sentar las bases a través de múltiples cursos locales, Luz del Alba se convirtió en la primera mujer dominicana que participó en un curso internacional de entrenadores de tenis de mesa de la Universidad de Leipzig en Alemania, en marzo del 2012.

En este curso, que tuvo una duración de cinco meses y contó de 15 participantes de igual número de naciones, la dominicana obtuvo la segunda mejor calificación.

Durante la estadía fueron ofrecidas varias actividades deportivas y culturales organizadas para todos los integrantes, que salen capacitados para dirigir entrenamientos deportivos desde el nivel de principiantes hasta el alto rendimiento, en diferentes ramas deportivas.

Actualmente soy la única que tiene la capacidad de impartir el curso para entrenadores nivel I, otorgado por la Federación Internacional de Tenis de Mesa. También tengo el nivel II, y vamos a seguir avanzando poco a poco, y superándonos, afirmó Pichardo, quien cursa el séptimo semestre de ingeniería civil en la extensión CURSE, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo en Santiago.

El pasado año, Luz del Alba también quedó entre las tres mejores (conjuntamente con las representantes de Costa Rica y Colombia) participantes en el curso internacional celebrado en el Centro de Alto Rendimiento de Barcelona, España, conjuntamente con el Instituto de Educación Física, con profesores de ambas entidades educativas.

La experiencia de deportista a entrenadora es un mundo totalmente diferente. Como atleta se ve el deporte de una manera, la competencia, la rivalidad, ves al entrenador de una forma, pero ya cuando comienzas a ser entrenador, que empiezas a entrenar, entonces vez la diferencia.

Este curso internacional de Barcelona, auspiciado por Solidaridad Olímpica Internacional, tuvo una cobertura más amplia en términos deportivos, ya que abarcó durante los seis meses de duración materias sobre las ciencias que se están utilizando en el deporte  entre las que se encuentran la sociología, biomecánica, gestión y estadística, entre otras.

Para el futuro, Pichardo tiene como meta hacer el curso nivel III que imparte la Federación Internacional de Tenis de Mesa, así como la licenciatura en educación física, niveles de maestría de gestión, administración.

El campo de la capacitación a nivel de entrenadora esto es un mundo abierto para mí ahora mismo, afirmó Luz del Alba, quien agregó: No pensé jamás en enseñar y ahora me encanta.

El curso en Barcelona incluyó arduas jornadas de trabajo desde las 9:00 de la mañana hasta las 8:00 de la noche, y solo tenían una hora disponible para almorzar.

Refiere Pichardo que biomecánica tenía tres profesores, fisiología dos, transición deportiva uno y nutrición dos.

Dependiendo de la materia, es la cantidad de profesores. Biomecánica tenía tres profesores, fisiología dos, transición deportiva una profesora, nutrición dos profesoras. El horario de trabajo era muy fuerte. Tuvimos que entregar muchos proyectos y varios exámenes, afirmó.

Me siento con la responsabilidad de sumar más personas a la federación, y con los conocimientos adquiridos, tengo la capacidad de darlos al país. Agradezco a la federación, al COD, la confianza que han puesto en mí.

Mi meta principal es capacitar y desarrollar la federación dominicana de tenis de mesa en lo organizativo y técnico, después crear un proyecto a nivel nacional y que se logre cumplir, dijo.