Noticia

Noticias de las Federaciones Nacionales - República Dominicana

Comparte

21 octubre, 2018

Milwaukee abucheó, pero al final, fue Machado el que celebró

MILWAUKEE (ESPN). – Por dos días, Milwaukee hizo miserable la vida a Manny Machado, con un concierto de abucheos que será recordado por mucho tiempo en las Grandes Ligas, sin embargo, cuando todo terminó, fue el torpedero dominicano de los Dodgers de Los Ángeles el que se bañó de champagne para celebrar el pase de su equipo a la Serie Mundial.

Los Dodgers derrotaron 5-1 a los Milwukee Brewers, el sábado en el Miller Park, en el séptimo y último encuentro de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional para obtener el derecho de enfrentar a los Medias Rojas de Boston en el clásico de otoño, programado para arrancar el martes en el Fenway Park.

Mientras Los Angeles jugará en la Serie Mundial por segundo año consecutivo por primera vez en 40 años, Milwaukee falló en debutar en el evento como miembro de la Liga Nacional. Su única aparición fue en 1982, como campeón de la Liga Americana, cuando fue derrotado por los Cardenales de San Luis en siete juegos.

Machado bateó de 4-2 con una carrera anotada en el juego decisivo y se fue de 28-12 (.296) con un doble, un jonrón, tres impulsadas y cinco anotadas, jugando cada entrada de los siete de la serie. En el juego 4, en Los Angeles, anotó la carrera ganadora en la entrada 13 para empatar el playoff a dos triunfos por bando.

“Ni sé cómo decirlo”, dijo Machado tratando de explicar su felicidad por avanzar a su primera Serie Mundial.

“Esto es lo mejor que hay. Vamos a seguir adelante que todavía esto no termina”, dijo Machado. “La Serie Mundial va a ser buena, vamos contra un buen equipo, pero primero vamos a disfrutar este momento”, agregó.

Machado, quien llegó a los Dodgers desde los Orioles de Baltimore como una renta de dos meses, antes que se convierta en agente libre por primera vez en su carrera, fue abucheado ruidosamente por los aficionados de los Cerveceros durante los partidos del viernes y el sábado en el Miller Park.

Machado se fue en blanco en cuatro turnos en el juego 6, que Milwaukee ganó 6-2 para empatar la serie 3-3 y forzar un séptimo y decisivo encuentro. Los abucheos eran sostenidos a lo largo de los turnos, lo qué combinado con el efecto sonoro del estadio techado, producía un ruido muy parecido al que producían las vuvuzelas sudafricanas en la Copa Mundial de Fútbol del 2010.

Los aficionados de los Cerveceros estaban molestos con Machado por pisotón que le propinó al inicialista venezolano Jesús Aguilar en la décima entrada del cuarto partido, que provocó que todos los peloteros de ambas novenas saltaran al campo. Posteriormente en ese mismo encuentro, Machado y Aguilar se dieron un abrazo y hablaron brevemente para zanjar la situación.

Pero ni los Cerveceros ni sus aficionados olvidaron el incidente. Cuando Machado fue al bate por primera vez en la segunda entrada contra el derecho venezolano Jhoulys Chacín el abucheo fue tan estruendoso como la noche anterior.

Con la cuenta en 3-2 y tras haber bateado dos fouls tratando de proteger el plato, Machado sorpresivamente tocó por tercera para conseguir un infield hit y anotar por delante de Cody Bellinger, quien siguió con cuadrangular que puso arriba a los Dodgers 2-1.

Durante la celebración en el camerino de los visitantes en el Miller Park, Machado dijo que tocó la pelota porque Chacín intentó engañarlo con un “pitcheo rápido” (cuando el pitcher trata de soltar la pelota antes que el bateador termine de acomodarse en el plato).

Machado, quien fue criticado varias veces por supuestamente no correr rápido cuando era dominado, corrió del plato a primera base en 4.0 segundos, superando por cuatro décimas de segundo su carrera más veloz de la temporada, de acuerdo a Statcast. Cuando Bellinger despachó un balazo de 425 pies, Machado trotó ligeramente al plato.

“Siempre, siempre estuve relajado, yo sabía que podía traer el equipo y lo que podía hacer. El equipo completo lo consiguió”, dijo Machado sobre los abucheos.

“No hay nada con lo que pueda compararlo. Esto es lo mejor que hay y se siente mucho mejor por haber reído al último”, agregó Machado, quien ahora enfrentará a los Medias Rojas, un equipo con el cual también ha tenido relaciones tensas en los últimos años. Y sin importar lo que pase en el clásico de otoño, después a la agencia libre a buscar uno de los mejores contratos de los últimos tiempos.

“No estoy pensando en eso, solamente celebrando el momento con este equipo. No hay algo mejor a celebrar”, dijo Machado, quien lidera a los Dodgers con tres jonrones, nueve impulsadas y siete anotadas en la postemporada del 2018.

Noticias relacionadas