Noticia

Comparte

30 agosto, 2019

El mundo deporte conmocionado por la muerte de la hija de Luis Enrique

BARCELONA — Xana Martínez Cullell, hija del ex seleccionador español y entrenador, entre otros, del FC Barcelona, falleció en Barcelona, a los 9 años y víctima de un osteosarcoma contra el que luchó durante los últimos meses.

La familia, que desde el mes de marzo de 2019 mantuvo una lucha tan discreta como continuada, anunció el fatal desenlace a través de una nota en su cuenta de twitter a última hora de este viernes. Xana era la hija pequeña de Luis Enrique, que tiene otros dos hijos, Pacho y Sira con su esposa Elena Cullell.

“Nuestra hija Xana ha fallecido esta tarde a la edad de 9 años, después de luchar durante cinco intensos meses contra un osteosarcoma.

“Damos las gracias a todas las muestras de cariño recibidas durante estos meses y agradecemeos la discreción y comprensión.

“También agradecer al personal de los hospitales Sant Joan de Déu y Sant Pau por su dedicación y trato, a los médicos, enfermeras y a todos los voluntarios, con una mención especial al equipo de curas paliativas de Sant Joan de Déu.

“Te echaremos mucho de menos pero te recordaremos cada día de nuestras vidas con la esperanza de que en un futuro no volveremos a encontrar. Serás la estrella que guíe a nuestra familia.

Descansa Xanita, Familia Martínez Cullell”.

Este fue el sentido mensaje escrito en la red social de Luis Enrique, quien abandonó toda actividad en cuanto, en marzo de este año, conoció la enfermedad de su hija.

Fue el 26 de marzo, día en que la selección española se enfrentaba a Malta en la capital de la pequeña isla, cuando el entrenador abandonó apresuradamente la concentración para desplazarse a Barcelona “por motivos familiares de fuerza mayor”, según comunicó en aquel momento la propia federación.

No pasaron demasiadas semanas hasta que se conoció la enfermedad de Xana Martínez, aunque la solicitud de la federación de mantener la discreción a los periodistas, por una vez, fue respondida de manera unánime y ningún medio de comunicación rompió ese pacto no escrito, guardando un absoluto silencio respetuoso con la familia.

Luis Enrique se mantuvo en el cargo “a distancia” en los dos siguientes partidos, frente a Islas Feroe y Suecia en junio, dirigiendo sobre el terreno de juego su ayudante Robert Moreno y hasta que el 19 de junio presentó su renuncia definitiva, volcándose ya absolutamente en los cuidados de su pequeña hija y siendo sustituido en el cargo por el mismo Robert Moreno.

Finalmente, y a pesar de la titánica lucha de la pequeña, la enfermedad acabó este viernes con su vida a la edad de 9 años. Descanse en paz.

 

Noticias más leídas