Noticia

Comparte

20 febrero, 2020

Newman recibe alta médica luego de su accidente en Daytona

EFE, FLORIDA.- El piloto estadounidense Ryan Newman, que el pasado lunes se vio involucrado en un accidente masivo en la carrera de las 500 Millas de Daytona, de la modalidad NASCAR, fue dado de alta este miércoles del hospital Halifax Medical Center, donde había sido ingresado en grave estado.

Newman, de 42 años, salió del centro hospitalario caminando por y acompañado por sus dos hijas, menos de 48 horas después de haber protagonizado uno de los accidentes más brutales que se recuerdan en la historia de la carrera icono de la NASCAR.

El equipo Roush Fenway Racing, al que pertenece Newman, informó el alta de su piloto, horas después de haber tuiteado que mostraba progresos en su recuperación.

Posteriormente ofreció más información en su página oficial en la que expresaba el buen ánimo y humor de Newman, que en todo momento bromeó con el personal médico, amigos y familiares, entre los que se encontraban sus dos hijas, con las que se le ve jugando.

El equipo también incluyó una foto de Newman saliendo del hospital, tomado de la mano con sus dos hijas.

Sin embargo, hasta el momento, no se han dado a conocer detalles sobre el tipo de lesiones que sufrió Newman o un calendario de rehabilitación de cara a su regreso a la competición.

El equipo Roush Fenway Racing sí anunció este miércoles que Ross Chastain, quien tiene tres victorias en la Serie Truck y otras dos en la Serie Xfinity, será el piloto suplente del Ford N°. 6 a partir de Las Vegas este fin de semana.

Newman resultó herido el lunes por la noche cuando se estrelló mientras lideraba en la última vuelta la carrera más importante de la serie NASCAR.

El contacto del coche que pilotaba Ryan Blaney envió a Newman girando contra la pared, y su Ford salió volando por el aire para dar varias vueltas de campana antes de ser golpeado en el lado del conductor por el monoplaza de Corey LaJoie, que venía también detrás.

El vehículo de Newman aterrizó volteado, se deslizó a través del Daytona International Speedway, se detuvo boca abajo y se incendió con el combustible que salía del propio monoplaza.

El personal de seguridad y mantenimiento del circuito tardó ocho minutos en poder darle la vuelta al vehículo accidentado y otros 12 más hasta que pudieron sacar a Newman del interior del vehículo para ser trasladado de inmediato al hospital Halifax Medical Center.

Por su parte, LaJoie salió de su propio auto en llamas y sin que sufriese ningún tipo de lesión, mientras que Blaney parecía angustiado cuando caminaba al lado de su auto después de entrar segundo en la meta tras el vencedor Denny Hamlin.

Bubba Wallace, uno de los mejores amigos de Blaney, dijo que pasó un tiempo con él y le aconsejó que se mantuviera alejado de las redes sociales durante unos días.

“Está aguantando, por supuesto devastado y molesto por la situación”, tuiteó Wallace. “Tuve que sentarme y explicarle que podría haberle sucedido a él o a cualquiera de nosotros en la pista. Es una competición. Es desafortunado estar en cualquier extremo”.

De acuerdo a Wallace, Blaney intentó ayudar a Newman, vencedor en la prueba del 2008, a conseguir la victoria en un movimiento de alianza de marca para Ford, que engrandece a los dos pilotos.

De ahí que Blaney buscó la manera de tocar el parachoques de Newman y darle un empujón, pero los monoplazas no se alinearon correctamente y Newman perdió el control, convirtiendo una gran acción de compañerismo en un terrible accidente, que al final, por suerte para todos los pilotos involucrados, tuvo un desenlace feliz.