Noticia

Comparte

25 enero, 2020

Nick Kyrgios avanza en Abierto de Australia y se enfrentará a Rafa Nadal

AP, AUSTRALIA. — Nick Kyrgios ignoró la sangre que tenía en la mano, una dolencia, un altercado con el juez de silla y a un fuerte oponente que logró rescatar un par de match point.

Cuando el partido lleno de drama y con duración de cuatro horas y media en la tercera ronda del Abierto de Australia acabó, Kyrgios se acostó boca arriba detrás de la línea de saque. ¿Qué le espera al local y claro favorito de la afición? Un enfrentamiento altamente anticipado con alguien familiar, pero que definitivamente no es de su completo agrado: El número uno del mundo Rafael Nadal.

Kyrgios logró superar a Karen Khachanov, 16to del escalafón mundial, por parciales de 6-2, 7-6 (5), 6-7 (6), 6-7 (7), 7-6 (8), con la ayuda de 33 aces y con lo que se escuchaba como un país de aficionados apoyándolo.

“Simplemente fue épico”, señaló el australiano. “Ni siquiera sé qué está pasando”.

Kyrgios estuvo a un punto de ganar 6-5 en el desempate del tercer set, y nuevamente una hora después cuando estaba 8-7 en el desempate del cuarto set. Sin embargo, requirió de otra hora para llevarse la victoria cuando Khachanov dio un golpe demasiado amplio.

“Lo estaba perdiendo un poco mentalmente”, dijo Kyrgios. “Honestamente pensé que iba a perder”.

Durante el encuentro, se aventó para pegar un revés, raspándose los nudillos y, tras limpiar la sangre, recibió una advertencia por violación de tiempo. Eso hizo estallar a Kyrgios, quien explicó la razón de la demora y dijo al juez de silla: “¿Eres tonto? Entonces, retráctate”.

Es casi seguro que el lunes habrá más altercados durante la octava edición del choque entre Nadal y Kyrgios. Sin embargo, el australiano trató de minimizar la animosidad el sábado diciendo: “Lo que sea que pase entre nosotros, él es un jugador increíble. Sin duda, el mejor de todos los tiempos”.

Hasta ahora, Nadal tiene una ventaja de 4-3 en los enfrentamientos entre ambos, incluida una polémica victoria en su último choque, en Wimbledon en julio pasado.

A Nadal no le encantó que Kyrgios golpeara una pelota directamente hacia él en ese partido. El australiano le dio otro tipo de golpe hace unos días en Melbourne, imitando los típicos gestos del tenista de 33 años previo a un punto.

“Está claro, por supuesto, que cuando él hace cosas que en mi opinión no son buenas, no me gusta. Cuando juega buen tenis y muestra pasión por este deporte, es un jugador positivo para nuestra gira, y quiero que mi tour se haga más grande, no más pequeño. Así que los jugadores que hagan nuestro tour grande son importantes para el tour”, comentó Nadal. “Cuando esté listo para jugar su mejor tenis y jugar con pasión, será uno de esos chicos. Cuando haga lo otro, por supuesto que no me gusta”.

Esto es lo que Nadal sí amo el sábado: La manera en la que jugó durante su victoria 6-1, 6-2, 6-4 contra Pablo Carreño Busta, 27mo del ranking de la ATP, que le requirió menos de 100 minutos.

“Necesitaba mejorar”, señaló Nadal. “Y mejoré”.

Su golpe con la izquierda en la línea estuvo perfecto e “imposible de leer”, explicó Carreño Busta.

“Empecé a crear cierto daño”, dijo Nadal.

Ganó 52 de los 62 puntos de su saque. Nunca ofreció a su oponente una oportunidad para quiebre.

Terminó con un total de siete errores no forzados entre los 125 puntos totales del partido.

“Es mi mejor partido del torneo hasta ahora, sin lugar a duda”, señaló el español. “La gran diferencia entre hoy y los días anteriores”.

Contra “este Rafa”, dijo Carreño Busta, “te sientes un poco impotente”.

“Cuando juega tan cómodamente”, agregó su compatriota, “no hay mucho que puedas hacer”.

Y pensar que Nadal hizo esto luego de quedarse despierto hasta tarde viendo en la televisión al hombre que persigue en el número de títulos de Grand Slam, Roger Federer, que se fue hasta un quinto set antes de poder acceder a la cuarta ronda en un encuentro que termino casi a la una de la madrugada.

Eso fue parte de un caótico quinto día, que incluyó las eliminaciones de Serena Williams y de la campeona defensora Naomi Osaka, quien fue superada por la sensación de 15 años Coco Gauff. Y la tendencia continuó en el sexto día de actividad en la rama femenil.

La número dos del ranking de la WTA, Karolina Pliskova, la número 5, Elina Svitolina, y la número 6, Belinda Bencic, perdieron en sets consecutivos, lo que significa que nueve de las primeras 13 preclasificadas ya quedaron fuera del torneo.

Pliskova, subcampeona del Abierto de Estados Unidos en 2016, perdió por parciales de 7-6 (4), 7-6 (3) ante la 30ma preclasificada Anastasia Pavlyuchenkova. Svitolina, semifinalista en los últimos dos majors, fue superada 6-1, 6-2 por la dos veces campeona de Grand Slam Garbiñe Muguruza. Bencic, semifinalista en Flushing Meadows en septiembre del año pasado, no puso resistencia mientras era derrotada 6-0, 6-1 en 49 minutos por la 28va cabeza de serie Anett Kontaveit.

Kontaveit se medirá ante Iga Swiatek, de 18 años que se ubica en la 59na posición del ranking y quien venció a Donna Vekic por 7-5, 6-3.

Halep, cuarta cabeza de serie, continúa en el torneo luego de superar 6-1, 6-4 a Yulia Putintseva. En la siguiente ronda, se enfrentará con Elise Mertens, quien acabó con la lucha de la estadounidense de 20 años CiCi Bellis por 6-1, 6-7 (5), 6-0.

Los otros enfrentamientos de la parte superior del cuadro masculino serán entre: Dominic Thiem, 5to del ranking de la ATP, contra Gael Monfils, 10mo; Alexander Zverev, 7mo, contra Andrey Rublev, 17mo; y el tres veces campeón de Grand Slam Stan Wawrinka contra Daniil Medvedev, 4to.