Noticia

Comparte

4 enero, 2020

Rally Dakar se muda de Sudamérica a Medio Oriente

YAHOO.- Las carreras de Dakar que iniciaron en África 1979  muda su espectaculo a Medio Oriente luego de 10 años de competencias en Sudamerica.

El Rally Dakar será cobijado por Arabia Saudita, que firmó un contrato por cinco años con la empresa ASO, encargada de la organización. Sin embargo, a partir de 2022 podrán sumarse otros países al recorrido, que seguirá teniendo como eje el territorio saudí.

La elección de la sede de la 42ª versión del rally más peligroso del mundo resultó novedosa, y responde al anhelo del príncipe heredero Mohamed bin Salman de mejorar la imagen nacional al exterior y al objetivo de no quedar relegado frente al liderazgo regional que ejercen Qatar y Emiratos Árabes Unidos en la propuesta de espectáculos deportivos.

El gobierno realiza en una tímida apertura política y por eso emprende la carrera por sumar espectáculos y deportistas de elite que deslumbren al público. Por eso, entre el 8 y el 12 de enero albergará las semifinales y la final de la Supercopa de España, con Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid y Valencia. Por ende, Messi regresará a territorio árabe: en noviembre pasado marcó, tras el rebote de un penal, el gol del 1-0 de la Argentina sobre Brasil.

Los detractores del gobierno advierten que la agenda es una puesta en escena a la que denominan “sportwashing”: limpiar con deportes y publicidad violaciones a los derechos humanos. En abril pasado 37 saudíes fueron decapitados tras ser acusados de terrorismo; desde 2015 hay una polémica intervención militar en Yemén y en octubre de 2018 fue asesinado el periodista crítico Jamal Khashoggi en el consulado saudita de Estambul, Turquía.

El Dakar intentará alejarse de la polémica, aunque resultará una bandera deportiva para Arabia. Las imágenes de televisión recorrerán 190 países; sin embargo, en la puja por marcar una agenda y atraer turistas mediante rutilantes eventos, Qatar y Emiratos tomaron una significativa ventaja.

Noticias más leídas