Noticia
Titulares

Rumanía se perderá Tokio 2020 después de la prohibición del levantamiento de pesas

Rumanía se perderá Tokio 2020 después de la prohibición del levantamiento de pesas
Rumanía se perderá Tokio 2020 después de la prohibición del levantamiento de pesas
jueves 17 junio, 2021 - 8:26 PM

INSIDE THE GAMES.- A Rumania se le ha prohibido el levantamiento de pesas durante un año debido a múltiples violaciones de dopaje, y no puede competir en los retrasados ​​Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Significa que la campeona europea Loredana-Elena Toma pierde una gran posibilidad de una medalla de oro olímpica.

Nicu Vlad, el antiguo presidente de la Federación Rumana de Halterofilia y campeón olímpico en 1984, también está excluido de su cargo de delegado técnico conjunto en Tokio, cargo que desempeñó con el australiano Sam Coffa.

La decisión, anunciada hoy por la Agencia Internacional de Pruebas (ITA), fue tomada por el Panel de Sanciones de las Federaciones Miembro Independientes de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF), que ya había prohibido a tres naciones en Tokio: Tailandia, Egipto y Malasia.

Colombia y Vietnam, que han tenido tres resultados positivos durante el período de clasificación olímpica, también están sujetos a suspensión.

Mientras que Rumania calificó solo a un atleta elegible, Toma, Colombia calificó el máximo de ocho y tiene más que perder que cualquier otra nación con múltiples violaciones.

Todo el equipo de cuatro de Rumanía fue descalificado de Londres 2012 cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) volvió a analizar las muestras almacenadas.

Rumania podría haber sido suspendida por un año por la IWF bajo la “Decisión de Tbilisi”, lo que llevó a la suspensión de otras nueve naciones que también tuvieron tres o más resultados positivos en las nuevas pruebas del COI de Beijing 2008 y Londres 2012.

En cambio, la IWF, en cuya Junta Directiva Vlad, pasó el asunto a la ITA, que ha supervisado todos los procedimientos antidopaje desde octubre del año pasado.

El ATI puso el asunto en manos del Panel de Sanciones en febrero y, tras un largo proceso, los argumentos de Rumania fueron rechazados.

Los rumanos podían ser castigados por dos infracciones, la primera por haber cometido tres o más infracciones de dopaje en un año calendario y la segunda por desacreditar al deporte.

Su suspensión, y las sanciones que la acompañan, se basaron en el cargo de “descrédito”, ya que era el más grave de los dos, dijo el Panel en un fallo de 29 páginas.

El caso se basó en las cinco violaciones de dopaje cometidas por rumanos en 2012, incluidos los cuatro de su equipo en Londres 2012 (Florin Croitoru, Gabriel Sincraian, Razvan Martin y Roxana Cocos) y otra por Marius Danciu en noviembre, tres meses después de los Juegos Olímpicos. Juegos.

Los aspectos positivos salieron a la luz en 2019 y 2020, después de lo cual los cuatro atletas olímpicos fueron descalificados y dos de ellos, Cocos y Martin, perdieron las medallas de plata y bronce.

Cuatro de las cinco muestras dieron positivo para más de una sustancia prohibida; los cinco atletas fueron sancionados durante dos años.

Sincraian y Martin también dieron positivo en 2013, y Sincraian nuevamente en Río 2016.

Están prohibidos hasta 2026 y 2027 respectivamente.

La alegación de Rumania de que los atletas retirados no estaban bajo su jurisdicción fue desestimada, al igual que un argumento de que los casos estaban fuera del plazo de prescripción.

El panel también cuestionó la afirmación, citando la falta de pruebas, de que la Federación Rumana de Halterofilia (FRH) “transmitía constantemente información antidopaje a sus afiliados”.

El informe del caso decía: “Si bien el Panel de la IWF está listo para aceptar que la FRH tomó algunas medidas educativas, el hecho de que cinco atletas diferentes dieron positivo para la misma clase de sustancias dentro de un período de cinco meses es una fuerte indicación de que tales medidas evidentemente no eran aptos para su propósito … ”

Sugirió que había una aparente falta de pruebas fuera de competición en Rumania, y dijo: “El Panel está satisfecho de que el deporte haya sido desacreditado”.

Dijo que el fallo era “consistente con la llamada Decisión de Tbilisi”, que llevó a prohibiciones de un año en 2017 para Rusia, Kazajstán, Azerbaiyán, Armenia, Bielorrusia, Moldavia, Ucrania, China y Turquía.

El fallo declaró que el FRH fue suspendido por un año a partir del 15 de junio, pero podría regresar después de ocho meses siempre que pague una multa de $ 50,000 (£ 35,200 / € 41,000), que se gastará en actividades antidopaje, y cumplió con una serie de otras condiciones.

Uno de ellos fue “aceptar la responsabilidad pública de cambiar la cultura del dopaje en el levantamiento de pesas rumano”.

La suspensión prohíbe a Rumania participar en todos los eventos de la IWF con atletas y oficiales técnicos.

No puede participar en los próximos Congresos Constitucionales o Electorales con derecho a voto, ni presentar propuestas para su inclusión en la agenda de ninguno de ellos.

La ausencia de Toma podría abrir el camino para que varias naciones se beneficien.

Es probable que el lugar libre en su categoría sea para una alemana, Lisa Schweizer.

Después de que China decidiera no seleccionar al campeón olímpico y poseedor del récord mundial Deng Wei, quien se lesionó recientemente, Toma se convirtió en claro favorito para ganar la categoría femenina de 64 kilogramos.

Ahora Canadá, Ecuador y Gran Bretaña tienen serios contendientes por las medallas, ya que sus atletas, Maude Charron, Angie Palacios y Sarah Davies respectivamente, han logrado los tres totales más altos en la clasificación.

Sin embargo, la colombiana Mercedes Pérez podría vencerlos a todos si se le permite competir.

Rumanía puede apelar la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Noticias
Noticias Federativas
Noticias Internacionales