Noticia

Comparte

14 febrero, 2016

Thompson, campeón triples; LaVine repite en donqueo

TORONTO. La sorpresiva victoria de Karl-Anthony Towns en el concurso de habilidades precedió a la segunda sorpresa de la noche. Klay Thompson le quitó la corona de ganador del concurso de triples a su compañero de equipo, Stephen Curry. Los ‘Splash Brothers’ llegaron a la final por segundo año consecutivo aunque esta vez fue el escolta el que se llevó el trofeo.

“Fue como un dèjá vu del año pasado. No voy a mentir, me puse nervioso cuando él anotó sus primeros ocho lanzamientos. Pensé que no iba a fallar. Siempre está bien volver a Oakland (con el título). El que hayamos repetido en la final es genial”, afirmó. Le estuve fanfarroneando durante 364 días y más. Pero eso es una de las cosas que hacemos siempre. Nunca he estado en un equipo que lance mejor que yo así que es un privilegio trabajar con él. Me hace mucho mejor.

Thompson lideró la primera ronda con 22 puntos, su compañero le siguió con 21 puntos y Devin Booker, de Phoenix Suns, llegó a los 20. En la final, Curry anotó sus primeros siete lanzamientos y tres de los últimos cuatro, para llegar a los 23 puntos. Sin embargo, Thompson le superó en cuatro y llegó a las 27 unidades tras anotar ocho tiros consecutivos desde el centro.

“Teníamos una apuesta de caballeros antes del concurso. Eso es todo. Nos retamos mucho de palabra amistosamente. Es el mejor lanzador que he visto, me alegro de haberle agarrado intermitente hoy”, apuntó.

Curry acumula 245 triples esta temporada, 84 más que Thompson, quien ocupa la segunda plaza de la liga.

LaVine repite título de donqueos

Zach LaVine repitió título de mejor dunker de la NBA al imponerse en la Competencia de Donqueos que pronto se convirtió en un mano a mano entre el jugador de Minnesota Timberwolves y un Aaron Gordon que dejó bien alto el pabellón para Orlando Magic.

Will Barton Andre Drummond quedaron rápidamente fuera de juego con dos mates un tanto descafeinados y por culpa del exceso de repeticiones en la ejecución de sus vuelos. El duelo directo entre los dos finalista fue una historia muy distinta del el primer momento.

LaVine y Gordon empataron en el primer mate de la ronda final con sendos 50, pero fue el jugador deORlando Magic quien se llevó la palma con un mate descomunal en el segundo vuelo, saltando por encima de la mascota de su equipo, pasando el balón por debajo de ambas piernas y colgándose del aro con suma facilidad. Una acción que le sirvió para lograr la perfección… al igual que a su rival. LaVine ejecutó un segundo mate saltando desde la línea de tiros libres al tiempo que realizaba un windmill en el aire antes de hundir el balón en el aro.

Para dar con el campeón se tuvo que llevar a cabo hasta dos mates de desempate entre ambos y fue finalmente Zach LaVine, quien acabó llevándose un torneo que pudo caer del lado de cualquiera de los dos pero que sobre todo sirvió para alargar la vida de un Slam Dunk Contest que ya resucitó el año pasado el propio LaVine.