Noticia

Comparte

29 julio, 2020

Un año después: La historia del baloncesto 3×3 femenino en Lima 2019

Richard Bazil, SANTO DOMINGO.- La selección nacional de baloncesto femenino 3×3 viajó hacia Lima, capital de Perú, cuatro días antes de la inauguración de los XVIII Juegos Panamericanos en el 2019, con una encomienda: Demostrarse que podían subir al podio del evento.

Para lograr tal hazaña, debieron superar muchos obstáculos, pero para las cuatro jugadoras y el cuerpo técnico que les acompañó, eso le sirvió de motivación, junto a la gran unión que entre las deportistas se notaba desde los entrenamientos en la capital dominicana.

El baloncesto 3×3 debutaba en unos Juegos Panamericanos y con ello, los combinados femenino y masculino de la República Dominicana. Ambas escuadras venían de ostentar medallas en el debut de esta modalidad en los pasados XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia 2018.

El combinado nacional femenino arrancó con victoria en su primer encuentro oficial, con marcador de 16 por 14 sobre Brasil, el sábado 27 de julio.

Durante la fase de grupos, las guiadas por Rafael Faneyte como su entrenador, y compuesto por Nelsy Sentil, su capitana; Carolay Hernández; Sugeiry Monsac, quien había hecho la transición a esta modalidad; y Giocelis Reynoso, culminaron con tres triunfos en cinco encuentros, clasificándose a semifinales ante Argentina.

El lunes 29 de julio de 2019, quedó grabado en la mente de todo un país amante del baloncesto. A pesar de no tener un inicio alentador, con la derrota de las quisqueyanas ante las argentinas, el momento grande para las cuatro jugadoras vino frente a Brasil, equipo que le habían ganado anteriormente.

Y el momento llegó: ¡Primera medalla para el baloncesto femenino en la historia de unos Juegos Panamericanos!, y lo hizo la modalidad del 3×3. Todos en el Coliseo Eduardo Dibós, dominicanos y peruanos, dejaron caer sobre sus rostros lágrimas de alegría al momento de sonar el pitazo final del encuentro, donde las dominicanas vencieron con marcador 20 por 15 a las cariocas.

Cada miembro del equipo femenino de baloncesto 3×3, al ser abordado por COLIMDO para hablar de esta histórica medalla, aun sienten el momento a flor de piel.

Rafael Uribe, presidente de la Federación Dominicana de Baloncesto (FEDOMBAL), expresó que las medallas obtenidas en los Juegos Panamericanos de Lima, en ambas ramas del 3×3, es el punto de partida para que los amantes de este deporte apoyen las dos modalidades.

“Tenemos un deporte con dos disciplinas. Estamos en los lugares cimeros del 3×3, obteniendo medallas Panamericanas y también Centroamericana y del Caribe”, comentó el máximo líder de FEDOMBAL.

Uribe alabó el trabajo hecho por la Comisión del 3×3 de la Federación, dirigida por Elka Jiménez, diciendo “nos ponen como ejemplo, de la base que ha tenido el 3×3. Una comisión que se ha entregado en cuerpo y alma”.

“Ha hecho un gran trabajo con todos los muchachos a nivel nacional”, finalizó Uribe sobre la dirección de Jiménez al frente de la Comisión Nacional 3×3.

Nelsy Sentil, capitana del equipo, resaltó que a pesar de haber sido la selección de menos experiencia, nunca dejaron de lado su enfoque de ir al podio Panamericano, tomando en cuenta que el país nunca había ganado una medalla en este tipo de eventos.

“La concentración y ese corazón con el que representamos la bandera nos motivó a darlo todo y saber que podíamos marcar la historia del baloncesto femenino en República Dominicana”, comentó la jugadora.

Sentil dijo que al momento de sonar el pitazo que decretaba la victoria ante Brasil, “fue la mejor sensación de todas, poner la bandera en alto y demostrar una vez más que el 3×3 es una realidad y apenas estamos iniciando”.

Otra de las protagonistas de esta medalla fue Sugeiry Monsac, atleta de mucha veteranía en la modalidad tradicional y que hizo la transición de cara a esos juegos.

“La experiencia ha sido maravillosa, extraordinaria, una bendición de Dios de la cual le doy gracias por darme la oportunidad de lograr tan maravillosa presea junto a mis compañeras de equipo”, inició sus palabras la nativa de Guachupita.

Monsac se siente orgullosa de mostrar que ha sido una de solo cuatro jugadoras dominicanas que ha subido al podio en Juegos Panamericanos en el baloncesto femenino, sin importar el color. Agradeciendo a Dios nuevamente por el premio al esfuerzo y los sacrificios, de ponerla en un lugar privilegiado dentro de la historia del deporte dominicano.

La veterana de 39 años dijo que le llena de orgullo el seguimiento que el país le dio al equipo cuando estaban en Lima. “Antes de que todos anduviésemos con mascarillas en las calles (por el coronavirus), las personas me reconocían diciéndome, ‘oh, esa la vimos batallando (dando piña) en Lima por esa medalla’ ”.

Para Carolay Hernández, al momento de finalizado el partido por la medalla ante Brasil, solo le llegó a la cabeza dar gracias a Dios, a su familia en el país y en todo el proceso que tuvieron que superar, incluyendo el frío de Lima, para subir al podio y hacer historia.

“Lloré, me lo creí, todavía vine aquí (al país), seguí creyéndolo y creímos en nosotras. En realidad nos apoyaron”, fueron las primeras palabras de Hernández al recordar ese lunes 29 de julio del 2019.

Carola como le llaman sus más cercanos, nos reveló que al llegar a Lima no conocía la magnitud e importancia de esos juegos, tanto para el país como para sus propias carreras como deportistas.

“No me creía la realidad en la que estábamos, cuál era el valor hasta que vimos el apoyo de las autoridades. Vimos que era importante, eso nos marcó”, puntualizó.

Giocelis Reynoso nos habló de la importancia de haber ganado la medalla en Lima, como una puerta que se le abre a otras niñas y como el motor que aceleró el 3×3 en el país.

“Ahora con la situación que estamos pasando, que no hay baloncesto, lo veo como una grandeza lo que hicimos”, señaló la centro del país.

La joven de 24 años indicó la importancia de los Juegos Panamericanos por la calidad de las atletas que se dieron cita, en especial en el baloncesto 3×3 femenino, donde jugaron Sabrina Ionescu, primera selección de la WNBA este 2020; y a Sabrina Nelson-Odoba, actual jugadora de Conneticut Huskies en la misma liga, por los Estados Unidos.

Rafael Faneyte, dirigente de la selección femenina, nos habló de las adversidades que superaron en Lima, hablando del frío y de una lesión que tuvo Sugeiry Monsac en el primer encuentro. Valoró mucho la responsabilidad de cada una de las integrantes en este evento, con una misión clara de hacer historia.

“Las chicas se llevaron muy bien. Nunca había un equipo como estas cuatro (chicas). Nunca se pelearon”, comentó el también ex jugador de baloncesto, enfatizando esto como clave para alcanzar la presea de bronce en Lima.

Rafael abordó sobre las cualidades de cada jugadora, y valoró el apoyo que había entre ellas, resaltando que en un momento brindaron apoyo a la selección masculina cuando estos presentaron algunas dificultades para ganar partidos.

Faneyte concluyó diciendo: “Todo el crédito es para esas muchachas, nosotros solo fuimos el instrumento”.

Elka Jiménez, coordinadora nacional de la Comisión 3×3 de la FEDOMBAL y delegada del equipo en Lima, califica de inigualable, indescriptible, maravilloso y súper satisfactorio, el haber logrado una medalla Panamericana, en la modalidad 3×3 con tan solo dos años de nacida para ese entonces.

Cabe recordar que esta modalidad debutó en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla, Colombia 2018, logrando medalla de plata en el masculino y bronce en el femenino.

Tanto Jiménez como Rafael Faneyte, dijeron que una de las motivaciones adheridas al compromiso en los Juegos Panamericanos, es que muchas personas les había dicho que iban de paseo.

“Haber estrenado la disciplina en su primer ciclo olímpico fue todo un honor y alcanzar una medalla entre los 9 países clasificados (en Lima) cuando muchos pensaron que íbamos de paseo, fue una bendición altamente motivadora para todos”, comentó la dirigente dominicana.

Hoy se cumple un año de ese momento histórico, donde la República Dominicana inscribe su nombre en el baloncesto femenino de Juegos Panamericanos, al subir al podio por primera vez, con una medalla de bronce. Historia. El 3×3 hizo historia.