Noticia
Titulares

Adiós al héroe de la Senegal que sorprendió al mundo en 2002

Adiós al héroe de la Senegal que sorprendió al mundo en 2002
Adiós al héroe de la Senegal que sorprendió al mundo en 2002
lunes 30 noviembre, 2020 - 3:10 PM

Senegal se clasificó por primera vez en su historia para un Mundial en 2002. Era una selección de jugadores prácticamente desconocidos y quedó encuadrada en el grupo de la muerte de aquel torneo junto a Francia, Dinamarca y Uruguay, por lo que pocos apostaban por el combinado africano.

Su debut fue precisamente ante los galos, vigentes campeones, en el partido inaugural de aquella edición que se disputó en Corea y Japón.

En uno de los partidos más recordados de la historia de los Mundiales, Senegal venció sorprendentemente por 1-0 con gol de un entonces desconocido Papa Bouba Diop, que se convirtió en un héroe y en uno de los jugadores africanos más populares de siempre.

Dieciocho años después de aquella gesta, el mítico centrocampista que pasó después por la Premier League ha fallecido tras una larga enfermedad. Más historias que te pueden interesar: 15 fotos de la vida de Maradona que no has visto Amunike suplica una oportunidad para entrenar en España: “Los africanos nunca son considerados para el puesto”Gerardo Bedoya, el jugador más ‘sucio’ de la historia del fútbol.

Aquel Francia-Senegal, jugado el 31 de mayo de 2002 en el Estadio Mundialista de Seúl, es uno de los partidos más recordados de la historia de la Copa del Mundo.

Los galos eran los vigentes campeones y los africanos debutaban en el torneo, por lo que nadie apostaba por ellos. Sin embargo, acabaron llevándose la victoria por 1-0 con el gol de Bouba Diop en el minuto 30.

La gesta de Senegal en Corea y Japón 2002 no terminó ahí. Encuadrados en el grupo de la muerte, empatarían posteriormente con Dinamarca (1-1) y Uruguay (3-3) certificando su pase a los octavos de final. En el encuentro ante los charrúas, Bouba Diop anotó otros dos goles.

En octavos de final los senegaleses vencieron por 2-1 en la prórroga a Suecia convirtiéndose en la segunda selección africana, tras la Camerún de Italia 90, en alcanzar los cuartos de un Mundial. Otra de las revelaciones de aquel torneo, Turquía, acabó con su sueño al vencerlos por 1-0 también en el tiempo extra. Sin embargo, Los Leones de la Teranga se ganaron el cariño de aficionados de todo el mundo, especialmente Bouba Diop.

Antes de aquella Copa del Mundo, Bouba Diop era un desconocido centrocampista de 24 años que jugaba en el Lens francés. Había llegado procedente del fútbol suizo, donde militó primero en el Neuchatel y después en el Grasshoppers (en la imagen), tras empezar su carrera en su país.

Su actuación en Corea y Japón 2002 le sirvió para relanzar su carrera y en 2004 llegó a la Premier League. Lo fichó el Fulham por 9 millones de euros y jugó tres temporadas en el conjunto londinense.

Posteriormente el Portsmouth pagó 5 millones por su fichaje y con el Pompey jugó otras tres campañas ganando la FA Cup de 2008.

Posteriormente dejó Inglaterra y se marchó a Grecia, donde coincidió con el técnico español Manolo Jiménez en el AEK de Atenas. En el país heleno consiguió el otro gran título de su carrera, la Copa de 2011.

ras su experiencia en el fútbol heleno regresó a Inglaterra, para jugar su última etapa como profesional. Lo hizo en la Championship primero en las filas del West Ham y posteriormente en el Birmingham, club en el que se retiró en 2013.

Con Senegal disputó un total de 62 partidos entre 2001 y 2008 en los que anotó 11 goles. Además de alcanzar los cuartos en el Mundial de 2002, disputó las Copas de África de 2002, 2004, 2006 y 2008, siendo subcampeón en la primera de ellas.

Su fallecimiento fue confirmado por su familia y anunciado por la FIFA en Twitter. Según ‘L’Equipe’, el futbolista luchaba desde hace años contra la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, una patología hereditaria que afecta a los nervios de las manos y las piernas.

Noticias
Noticias Federativas
Noticias Internacionales