Noticia

Comparte

21 enero, 2021

El Barcelona se salva de la gran debacle en la Copa del Rey

El Barcelona no. Avisado por la debacle del Real Madrid el miércoles en Alcoy, el equipo de Ronald Koeman salió airoso de Cornellà, no sin problemas, y formará parte de los 16 equipos que, este viernes, entrarán en el sorteo de los octavos de final de una Copa del Rey explosiva, en la que solamente sobreviven once clubes de Primera después de que cayeran en esta eliminatoria Alavés, Elche, Cádiz, Eibar y Real Madrid para sumarse a las eliminaciones anteriores, en la segunda ronda, de Atlético, Celta, Getafe y Huesca.

También lo hizo el Athletic, remontando en Ibiza y logrando su pase en el último suspiro de los 90 minutos, en otro partido incómodo y que dejó patente los muchos problemas que esta Copa le está suponiendo a los equipos de Primera División.

Desde que la Federación Española de Futbol revolucionase el sistema de la Copa el curso pasado, manteniendo hasta semifinales las eliminatorias a partido único, el torneo se ha convertido en un tormento para los clubs de Primera. Si en la temporada 2018-19 solamente se coló el Sporting de Gijón como representante de Segunda División entre los últimos 16 participantes, en la 2019-20, de la que está aún pendiente la disputa de la final entre Athletic y Real Sociedad, apenas llegaron diez clubs de Primera a unos octavos de final en los que Badajoz (eliminado en la prórroga por el Granada) y Leonesa (que cayó en los penalties frente al Valencia) fueron los participantes de 2ªB y el Mirandés, después de eliminar consecutivamente a Celta, Sevilla y Villarreal, alcanzó para poner en problemas a la Real Sociedad en semifinales.

La presión de los grandes y el interés de las televisiones frenaron el ímpetu de la federación de mantener el partido único durante todo el torneo, accediendo a que las semifinales se disputasen con ida y vuelta pero ello no ha evitado que un campeonato devaluado durante muchos años hasta las rondas finales haya multiplicado exponencialmente su interés y haya supuesto jornadas inolvidables para clubs de menor categoría que disfrutan de partidos impensables ante rivales de mayor categoría en los que tienen la ocasión de dar golpes de efecto a los que no podrían soñar.

Le ocurrió al Alcoyano como antes al Cornellà frente al Atlético de Madrid, como al Badajoz la pasada campaña dejando en la cuneta también al equipo de Simeone o el Badalona que eliminó al Getafe. Campanadas que devuelven al recuerdo en años pasados, cuando con Villar como presidente de la federación hubo una época que en que también se jugó la Copa a partido único (hasta que los clubs de Primera División impusieron sus tesis de volver al fórmato tradicional de ida y vuelta) y se vivieron explosivas eliminaciones.

La sufrió el Real Madrid el 13 de diciembre de 2000, cayendo ante el Toledo de 2ªB por 2-1 y por tres veces el Barcelona: en noviembre de 2001 eliminado por el Figueres (1-0), en 2002 por el Novelda (3-2) y en 2004 por la Gramanet (1-0). A doble partido el Madrid también vivió sus jornadas fatales en 2009 ante el Real Unión y un año más tarde con el recordado KO ante el Alcorcón. Historias de una Copa que vuelve a ser noticia de portada en el futbol español.

Athletic, Real Sociedad, Villarreal, Valencia, Betis, Granada, Osasuna, Sevilla, Levante y Valladolid acompañarán como representantes de Primera al Barça en un sorteo que se completará con Almería, Rayo Vallecano y Girona de Segunda División y con Alcoyano (verdugo de Huesca y Real Madrid) y Navalcarnero (que eliminó al Eibar) de Segunda B. Habrá de esta manera tres cruces entre seis clubs de la máxima categoría, los últimos en ser sorteados, antes de que se emparejen inicialmente los dos más modestos y después los tres de segunda con los cinco primeros que les correspondan de Primera División. Otra vez a partido único y a disputarse la próxima semana.