Noticia

Comparte

4 noviembre, 2017

El Barcelona ganó en el partido 600 de Leo Messi; Valencia golea al Leganés

Dos goles de Paco Alcácer, uno en cada mitad, le han dado la victoria a los azulgrana ante el Sevilla (2-1) y permite al Barcelona mantenerse con cuatro puntos de ventaja sobre el Valencia en la clasificación en el partido 600 de Leo Messi.

Los barcelonistas dominaron el juego con suficiencia durante la primera mitad y buena parte de la segunda, pero permitieron la reacción del Sevilla en los primeros minutos de la segunda lo cual dio aire a los de Berizzo.

Salió el Barça acelerado, dispuesto a decidir por la vía rápida, especialmente Leo Messi, muy participativo y protagonista de las primeras ocasiones del equipo de Ernesto Valverde.

El técnico sorprendió con la titularidad de Paco Alcácer, que acompañó a los habituales Messi-Luis Suárez, y el delantero de Torrent le dio la razón a Valverde, ya que aprovechó la primera que tuvo para abrir el marcador y después fue determinante al anotar el tanto de la victoria.

Mucho antes, el Barça ya había merecido marcar. Con Andrés Iniesta y Leo Messi como maestros de ceremonias, los locales tocaron, dominaron y crearon muchas oportunidades ante la meta sevillista hoy defendida por David Soria.

Los pases filtrados de Iniesta, la calidad de Messi, la movilidad de Suárez y las proyecciones por las bandas de los laterales Alba y Semedo desarbolaron al equipo de Eduardo Berizzo, que corrió desde del primer minuto tras el balón.

Las ocasiones se sucedieron desde el inicio. Messi, en su partido 600 con la camiseta azulgrana, tuvo un lanzamiento de falta (min.3), una diagonal que no concretó (min.4) y una asistencia que no aprovechó Busquets cuando lo más sencillo era marcar.

Un nuevo remate de Messi y un disparo lejano de Rakitic que salió junto al palo fueron dos nuevos avisos del Barça. El Sevilla, muy incómodo, apenas salía con el balón jugado desde atrás, aunque antes del cuarto de hora tuvo la mejor ocasión para adelantarse en el marcador.

Un error de Umtiti y la viveza de Muriel permitieron al colombiano rematar desde cerca en una ocasión inmejorable (min.14), pero el fútbol de los de Berizzo iba siempre a remolque del Barça, que mandaba en el juego y también en las sensaciones, pero sin marcar.

Iniesta, en el minuto 18, tuvo cerca el 1-0 y Paco Alcácer, tres minutos más tarde, también rozó el gol. El de Torrent no desaprovechó la siguiente después de un balón largo de Luis Suárez y un error de Escudero.

Alcácer estuvo atento, siguió la jugada y batió a Soria (min.23). El gol destensó al Barça. Su 4-4-2 le daba el control absoluto del partido, aunque en la recta final del primer tiempo el Sevilla se decidió a ir un poco más arriba, sin llegar a inquietar a ter Stegen.

Estuvo mejor el Sevilla en la salida del segundo tiempo. Los de Berizzo controlaban la situación, ante un Barça que ya no capitalizaba la posesión y veía como se jugaba cada vez más cerca de su área.

De hecho, las dos mejores ocasiones del segundo tiempo fueron para los sevillistas. En la primera, Muriel remató fuera por poco (min.48), en la segunda Sarabia se entretuvo demasiado y permitió la reacción de Semedo (min.58). En el córner que provocó esa acción, Pizarro empató con un remate picado (1-1).

Dejó Iniesta el partido a media hora del final y entró Paulinho. Con el empate, el Barça espabiló, adelantó las líneas e intentó que el partido no fuera de ida y vuelta como había sido en el segundo tiempo.

Gerard Piqué, en el 63, remató al travesaño y dos minutos después, Paco Alcácer volvió a salvar al Barça. El valenciano fue al primer palo a buscar un gran centro de Rakitic para batir a Soria y volver a poner a su equipo por delante en el minuto 65 (2-1).

El gol tranquilizó al Barça, que volvió a tener el control del partido frente a un Sevilla que cada vez creía menos en su suerte. De hecho, los de Valverde, que tenían más oxígeno con Paulinho y Deulofeu, que entró por Alcácer justo después del 2-1, ya no sufrieron y pudieron aumentar su ventaja.

Tuvo Messi el 3-1, reclamó Rakitic un penalti por una acción de Escudero a ocho minutos del final, pero ya no sufrió el Barça frente a un rival que ha perdido en trece de las últimas catorce visitas al Camp Nou, pero que hoy creyó en puntuar durante unos minutos.

VALENCIA 3, LEGANÉS 0

Séptima victoria consecutiva del Valencia en Liga. Algo inédito en la historia del club. Jamás el Valencia había sumado siete partidos seguidos ganando. Es el Valencia de Marcelino que rompe registros y presume de estadísticas, todas brillantes. Goleó, otra vez, el murciélago, al que se le caen los goles y suma ya 30. El bloque de Marcelino sufrió para derribar al Leganés, que trabajó bien, planteó muchas dificultades, enjauló a Parejo, sujetó a Soler, fue mejor en muchas fases del partido pero se llevó a casa, desconcertado, un 3-0.

El partido empezó con un Leganés bien posicionado que cerraba bien los espacios y enseñaba el orden que lo mantiene arriba en el campeonato. Un pequeño desajuste en banda izquierda lo aprovechó el Valencia para atacar con saña y hacer daño.

El Valencia de este curso huele bien esos momentos en los que el rival se desordena y elige su movimiento con acierto. Un robo de Gayà y una pared rapidísima entre Guedes y Zaza provocó una falta en la frontal. Ideal para Parejo, que ayer volvía tras su sanción, y su excelente estado de forma. El capitán, despreciado por Lopetegui en las últimas tres listas, aprovechó que los jugadores de la barrera saltaban para enviar por debajo la pelota en dirección a la portería de Pichu Cuéllar. Era su revancha. Parejo reclama que tiene espacio en la selección. La decisión es de Julen que, de momento, dice no.

ATLÉTICO DE MADRID 1, DEPORTIVO 0

El Atlético de Madrid iba a prolongar su serie de empates con una igualada ante el Deportivo, resultado que parecía valerle a su entrenador, Diego Pablo Simeone, a tenor del último cambio que introdujo en el partido, al retirar a Griezmann para meter al uruguayo Giménez, pero en el descuento apareció el ghanés Thomas para darle los tres puntos

Faltaban diez minutos y el Atlético, que apenas se había asomado un par de veces con peligro a la portería del Deportivo, con Luciano Vietto y Fernando Torres en el banquillo, aceptaba, aparentemente, unas tablas que se desnivelaron en los últimos instantes con un zapatazo del centrocampista ghanés en una acción de estrategia en la frontal del área.

Haber ganado solo uno de los ocho anteriores partidos (entre Liga, Liga de Campeones y Copa del Rey), por más que perdiera también solo uno, afecta negativamente a la confianza y el triunfo en Riazor le ayudará al Atlético de Madrid a levantarla.

ALAVÉS 1, ESPANYOL 0

El Alavés despertó al Espanyol de un sopapo. El equipo de Quique Sánchez Flores no se había enterado de que había comenzado el partido, cuando Christian Santos ya había marcado. El duelo intenso, por momentos divertido, alivió al Alavés, que cantó la primera victoria en la Liga en su casa.

El Espanyol, en cambio, sigue perdido en su sube y baja emocional, siempre pendiente de la puntería de sus delanteros, ayer mermado por la tarjeta roja a Hermoso en el minuto 40 del primer tiempo.