Noticia

Comparte

29 enero, 2018

Jurrjens: “Quería dejarle un regalo a la fanaticada del Licey”

SANTO DOMINGO.- Jair Jurrjens nunca había lanzado un día de su cumpleaños y la ocasión resultó muy especial. Tiró más de seis entradas de tres hits para que los Tigres del Licey igualaran 2-2 la final de 2018 al mejor en siete partidos con su acérrimo rival Águilas Cibaeñas.

“Es la primera vez que tengo la oportunidad de lanzar en mi cumpleaños y sabiendo que quizás será mi último juego pitcheando aquí este año, quería dejarle un regalo a la fanaticada del Licey”, dijo el diestro curazoleño.

En su onomástico 33, el abridor azul cumplió con desparpajo una faena de 6.1 entradas de tres hits, una carrera inmerecida, una base por bolas y un ponche. Efectuó  90 lanzamientos, 56 sobre el plato y contó con un apoyo ofensivo tempranero en una abultada victoria 10-1 carreras.

Habló de la mezcla de pitcheo utilizada para los 23 enfrentados, que incluyó pocos lanzamientos rápidos al  principio, más bien sinker y recta cortada, más tarde cambio y rectas, para tratar de sacar outs con la menor cantidad de lanzamientos posible.

Recordó que no es un lanzador ponchador, sino de localizar, quiso tirar por el medio y hacer los ajustes para que los contrarios mismos se sacaran de out.

Sobre su gran actuación en los dos partidos que ha lanzado, luego de un buen descanso, indicó que el mismo no fue planeado, sino que estuvo lesionado y el descanso fue obligado.

Recordó que ya tiene muchos años de trabajo, que conoce su cuerpo, se sabe cuidar y que en definitiva, necesitaba un descanso.

El dirigente Luis Urueta, aseguró, que cuando fue a sacarlo todavía le quedaba para seguir lanzando y que quería seguir, pero consideró que ya llevaba lanzamientos y que dejarlo innecesario, ya que siempre considera que lo principal en la integridad física del jugador.