Noticia

Comparte

15 junio, 2020

La fiesta de Djokovic en Belgrado entusiasma a los fanáticos

AFP.- Tras tres meses sin actividad debido a la pandemia de coronavirus, algunos de los mejores tenistas del mundo regresan a la competición y se reencuentran con un público entusiasta en Belgrado, en el torneo solidario organizado por Novak Djokovic.

La felicidad por el reencuentro dominó el fin de semana en el Centro de Tenis Novak Djokovic de la capital serbia, donde se disputó la primera etapa del ‘Adria Tour’, ganada por el austriaco Dominic Thiem, que venció en la final a Filip Krajinovic (N.32), que había apeado en semifinales al ídolo del país.

Después de varios meses sin torneos, el tenis recuperó momentos de brillantez, pese a que los tenistas mostraron una evidente falta de ritmo de competición. Pero las ganas de jugar estuvieron presentes, para deleite del público.

– Anfitrión modelo –

Djokovic, omnipresente a lo largo de todo el fin de semana, ejerció como un anfitrión modelo, ejerciendo de guía turístico de su ciudad para sus compañeros de circuito Dominic Thiem (N.3), Alexander Zverev (N.7) y Grigor Dimitrov (N.19).

Les hizo descubrir el barrio bohemio de Skadarlija y otros lugares emblemáticos de la capital serbia.

Apeado en semifinales por Krajinovic, Djokovic tomó el micro para dirigirse al público, con lágrimas de emoción: “No lloro por no haber alcanzado la final, sino porque recuerdo mi infancia”, explicó agradeciendo el apoyo a los tenistas mostrado por los espectadores, que respondieron con una ovación.

El único pero de la fiesta fue que el sábado los organizadores anunciaron que habían tenido que renunciar a la etapa prevista en Montenegro el 27 y 28 de junio, como consecuencia de las estrictas condiciones sanitarias impuestas por los gobernantes montenegrinos.

Después de Belgrado, el ‘Adria Tour’ se desplazará a Zadar, en la costa croata del Adriático, el 20 y 21 de junio, donde se sumarán a la competición dos figuras de ese país, Marin Cilic (37º), campeón del Abierto de Estados Unidos de 2014, y Borna Coric (33º).

Cancelada la etapa montenegrina, el torneo acabará en Bosnia el 3 y 4 de julio, en Banja Luka (noroeste) y el cierre con un partido de exhibición en Sarajevo entre el número uno bosnio, Damir Dzumhur (N.107) y Novak Djokovic.

Todos los partidos se disputarán, al igual que en Belgrado, en tierra batida, al mejor de tres sets de cuatro juegos cada uno.

Desde el viernes, aficionados de todas las edades, los aficionados acudieron al recinto para acercarse a las estrellas.

Los tenistas se mostraron encantados y cercanos, prestándose a los selfis y mezclándose con un grupo de niños que comienza en el deporte de la raqueta.

El público pudo ver también a Thiem entrenarse con Zverev, así como seguir una serie de partidos de exhibición.

La serbia Jelena Jankovic, antigua número 1 mundial, participó en la fiesta. Salió de una retirada no anunciada, tras más de dos años sin jugar, para disputar, aclamada por el público, un dobles mixto asociada con ‘Djoko’.

– Capital del planeta tenis –

La inmensa popularidad de Djokovic en su país, pero también el hecho de que los circuitos ATP y WTA estén interrumpidos desde marzo y al menos hasta comienzos de agosto, han convertido al ‘Adria Tour’ en el evento tenístico del peculiar momento.

La organización vendió en pocos minutos 2.000 plazas para el público en general y reservó igual número de boletos para los patrocinadores.

“Es fantástico, estamos en la capital del planeta tenis este fin de semana”, se entusiasmó Dusan Bogicevic, de 25 años, que estudia Derecho en Belgrado.

Los espectadores no parecieron preocupados por las medidas de precaución sanitarias establecidas por los organizadores. Cada uno de ellos recibió una máscara en la entrada del estadio, pero en el interior pocos la portaban.

Reaccionando a las críticas por el incumplimiento del distanciamiento social, Djokovic destacó que la región había tenido un “éxito más bien decente” en la lucha contra la pandemia, con 24.000 infectados y menos de 800 muertos para una población total de 22 millones de personas y que se respetaban las órdenes “del gobierno serbio”.

Noticias más leídas