Noticia

Comparte

17 enero, 2019

La historia de superación de la gimnasta de la rutina perfecta

CLARÌN. Estuve en la cima del mundo. Era una esperanza olímpica. Era imbatible. Hasta que dejé de serlo“. La frase le corresponde a Katelyn Ohashi, la gimnasta que apenas cinco meses después de decir eso acumula millones de reproducciones en YouTube por su rutina perfecta de gimnasia artística con la música de Michael Jackson.

Con sus 21 años, Ohashi habla desde la experiencia que le dieron sus 12 temporadas de preparación en la gimnasia para meterse en la elite. Comenzó en ese sacrificado deporte a los 3 años y desde muy joven debió convivir con la palabra “promesa”. Eso era ella cada vez que se presentaba en alguno de los aparatos, desde paralelas hasta suelo, pasando por la barra de equilibrio o las barras asimétricas.

Se entrenaba en WOGA, el gimnasio del campeón soviético Liukin en Texas y del que salieron Carly Patterson (campeona en Atenas 2004) y Nastia Liukin (Beijing 2008). Impresionaba con sus movimientos precisos y su concentración.

Eran buenos momentos. En el equipo juvenil de Estados Unidos conoció -por ejemplo- a Simone Biles, una de las amigas que le dio la gimnasia. A ella le ganó en 2013 la American Cup y muchos ya la imaginaban campeona en los próximos Juegos Olímpicos. Pero el ideal estaba lejos. Las presiones para que cuidara su físico y no superar un peso específico se hicieron insoportables.

Esas ‘recomendaciones’ provocaron que la mejor gimnasta del mundo de su edad sufriera. Su cuerpo comenzó a crecer con la adolescencia, las críticas se hicieron algo de todos los días y su obsesión por cumplir la llevó a lastimarse.

Una grave lesión en la espalda y otras dos en los hombros fueron el desenlace de la presión del mundo de la gimnasia y un desorden alimenticio que reveló recién el año pasado, en un video de 6 minutos publicado en The Players Tribune.

“Me dijeron que era vergonzoso lo gorda que estaba. Me comparaban con un pájaro que no podía volar. No podía aceptarme a mí misma. No era feliz”, relató entonces. Su cuerpo había dejado de ser el de una niña y ese físico ya no entraba en los “estándares” de quienes construían su carrera.

Pero nada pudo esconder su pasión, ni esos dos años en los que no tuvo otra opción que recuperarse y en los que llegó a sentirse “feliz” estando lesionada. Mientras Biles triunfaba en Río 2016, Ohashi se reencontró con la gimnasia en la universidad. Comenzó a estudiar Género y Sociología en UCLA y en Los Ángeles se le abrió nuevamente la puerta del deporte.

De la mano de Valerie Kondos Field (Miss Val), leyenda del deporte universitario como responsable de un equipo que también tiene a Kyla Ross (oro por equipos en Londres 2012) y Madison Kocian (oro por equipos en Río 2016 y plata en paralelas), Ohashi volvió a ser feliz.

“No he sido capaz de sentir esta felicidad en mucho tiempo. Ahora puedo competir con una sonrisa en la cara y no se trata ya de conseguir un resultado ni un podio”, confesó la campeona nacional de suelo 2018, que en este increíble regreso consiguió seis veces una puntuación perfecta. La última fue en el Collegiate Challenge cuando impresionó al mundo con su rutina al ritmo de Michael Jackson.

Atrás quedaron también los años de abuso, tanto psicológico como físico, como así también los sexuales que perpetró el médico del equipo estadounidense Larry Nassar, por los que fue juzgado el año pasado. Justamente, tras esa sentencia, Ohashi escribió: “La gimnasia universitaria es la recompensa que recibimos tras años de abuso. Es el momento de descubrir, sanar, aprender, crecer y disfrutar del mejor momento de nuestras vidas”.

Noticias más leídas