Noticia

Comparte

16 junio, 2020

Lamine Diack no sabe explicar el acaparamiento de poder de su hijo en la IAAF

AFP, PARÍS.- Lamine Diack, el antiguo patrón del atletismo mundial, no supo explicar a los jueces franceses el acaparamiento de poder de su hijo Papa Massata en la IAAF y sus oscuros negocios con la federación internacional, este lunes en una nueva jornada del juicio por corrupción contra el exmandatario y otros responsables deportivos.

“¿Mmmhhhh?”, “¿perdón?”, “no entiendo”, “no lo sé”… fueron las respuestas más repetidas por el que fuera presidente de la IAAF (actual World Athletics) de 1999 a 2015, al ser preguntado por los jueces por las actividades de su hijo, que era el responsable de marketing de la federación y que no comparece ante la justicia francesa al estar refugiado en Senegal, su país natal.

Papa Massata Diack se encuentra en el centro de las sospechas por corrupción con el trasfondo del dopaje ruso y por el desvío de millones de euros de los patrocinadores.

Ante la falta de respuestas claras, uno de los abogados de Lamine Diack, William Bourdon, aseguró ante los jueces que el cuarto mandato del dirigente al frente de la IAAF había sido “el de más” y que debería haber sido más vigilante. “Sin duda”, murmureó Diack, de 87 años.

Padre e hijo no están siendo juzgados únicamente por retrasar, a partir de finales de 2011, sanciones disciplinarias contra atletas rusos sospechosos de doparse para obtener la ayuda de Moscú en la renovación de los contratos de patrocinio y de televisión con el banco estatal ruso VTB y la cadena RTR, así como fondos para financiar campañas políticas en Senegal.

– Comisiones ‘exorbitantes’ –

Lamine Diack comparece también por abuso de confianza, al sospecharse que permitió a su hijo, juzgado también por encubrimiento, apropiarse de varios millones de euros en las negociaciones con los patrocinadores, imponiendo sus empresas como intermediarias o cobrando comisiones “exorbitantes”, alrededor del 20%, pese a que ya era pagado, 900 dólares por día trabajado (después se aumentó a 1.200) por la IAAF.

En el tribunal, el expresidente se mostró sorprendido al conocer que VTB había pagado casi 33 millones de dólares por patrocinar a la IAAF de 2007 a 2011 y que la federación sólo había percibido 21,5 millones. El resto fue a parar a una sociedad propiedad de su hijo, conocido como ‘PMD’.

El tribunal reprochó a Lamine Diack que permitiese que su hijo cobrase a la vez de la IAAF y de los patrocinadores y el fiscal financiero François-Xavier Dulin enumeró una serie de transferencias de dinero de ‘PMD’ a su padre por un total de 677.000 dólares.

Lamine Diack aseguró que no recordaba con precisión esas operaciones.

El proceso, en el que se juzgan otras cuatro personas, acabará este jueves.