Noticia

Comparte

12 mayo, 2020

Larga espera para la venta de souvenirs de Tokio 2020

AP, TOKIO.— Es un época muy solitaria para las tiendas que venden la mercancía oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Los clientes que reciben son escasos para una cita que fue pospuesta un año y sigue cubierta bajo un manto de incertidumbre.

Y es algo que preocupa a los organizadores de Tokio, que apostaban a generar 100 millones de dólares con la venta de 5.500 productos, incluyendo palillos para comer, paraguas y peluches gigantes de las mascotas que podían alcanzar 200 dólares.

La pandemia de coronavirus y la incertidumbre ha espantado a los clientes de las tiendas. Y una gran interrogante estimula la ansiedad: ¿Podrán realizarse finalmente los Juegos?

El presidente del comité organizador Yoshiro Mori ha dicho que si no pueden escenificarse a partir del 23 de julio de 2021, no serán pospuestos otra vez. Serán cancelados.

Extrañamente, una cancelación estimularía la venta de souvenirs, al crecer la demanda de recuerdos de unos Juegos que no pudieron ser — no una vez, sino dos — debido a la pandemia. Al mismo tiempo, las ventas podrían dispararse si la cita olímpica llega a efectuarse después de todo.

Los Juegos Olímpicos han sido cancelados por guerras — en las ediciones de 1916, 1940, y 1944 — pero nunca por un virus.

“Si no tuviéramos los Juegos de Tokio en 2021, el valor de la mercancía que se fabricó para 2020 crecerá, y mucho más si el producto se saca del mercado”, dijo David Carter, profesor de economía deportiva en la Universidad del Sur de California. “La pregunta esencial es: ¿quién se quedará con este ingreso oficial/no oficial?”.

“Mucha gente ve la mercancía de Tokio 2020 como un producto único al representar todo lo que ha sido 2020 en el mundo entero — un aspecto de la conversación global”, añadió Carter en un correo electrónico a The Associated Press.

Los organizadores y el Comité Olímpico Internacional insisten que los Juegos se disputarán, aunque varios científicos y expertos médicos argumentan que no se puede hacerlo sin tener una vacuna.

En caso que sean realidad, ¿se pondrá a los deportistas en cuarentena antes de competir, se permitirá la presencia de espectadores? ¿Cómo reunir a 11.000 deportistas de más de 200 países y territorios en la Villa Olímpica situado a las riberas de la Bahía de Tokio? ¿Cómo harán los deportistas para entrenar sin exponerse a un contagio? ¿Y cómo se desplazarán alrededor del mundo para participar en las pruebas clasificatorias?”

Si no se permite el público en los Juegos, ¿que sucederá con el ingreso que se estimó por la venta de boletos y mercancía? Se trata de un monto de 1.000 millones para los organizadores locales. ¿Recibirán reembolso los aficionados que ya habían adquirido entradas? Los organizadores dicen que se pusieron 7,8 millones de boletos a la venta.

Los organizadores de Tokio dicen que un total de 90 tiendas oficiales estaban abiertas en Japón a fines de abril. No está claro si seguirán operando hasta la apertura de los Juegos dentro de 14 meses y medio. La venta online seguirá disponible.

“Si las ventas se mantienen de manera adecuada, lo mejor será que sigan abiertas, o parcialmente abiertas — hasta que se tenga una resolución clara”, dijo Carter. “Después de todo es la fuente de ingresos más importante que se generará dada la incertidumbre colectiva”.

Los organizadores de Tokio y el COI decidieron en marzo, cuando los Juegos fueron pospuestos hasta 2021, mantener la marca 2020. Ello evitó malgastar toneladas de mercancía con el logo 2020, lo cual hubiera creado un mercado secundario de artículos de 2020 sin uso, posiblemente restando ingresos al comité organizador.

Los patrocinadores respaldaron mantener la marca 2020, en despliegue por Tokio durante varios años — en carteles, taxis y el metro. Los acuerdos de patrocinio local representan un valor de 3.300 millones de dólares para el comité organizador — cifra dos veces más grande que lo alcanzado en cualquiera de las justas previas.

El presupuesto oficial de los Juegos asciende a 12.600 millones de dólares, aunque una auditoría del gobierno indicó en diciembre que el costo real era de 28.000 millones. Todo salvo 5.600 millones de dólares es dinero de los contribuyentes.

Aparte, el COI cuenta con 14 patrocinadores que han firmado contratos a largo plazo, como Intel y Toyota, con un desembolso del que se dice es de 100 millones de dólares por cabeza para poder exhibir el logo olímpico.

Una tienda de los Juegos en un centro comercial de Tokio, con anaqueles repletos con camisetas, gorros y peluches, recibió la visita de pocos clientes el fin de semana. Los que se interesaron en curiosear la mercancía no tenían apuro alguno de comprar algo.

“No me interesar comprar ningún tipo souvenir olímpico”, comentó Misako Sato. “Pero me interesaría comprar algo si los Juegos son cancelados. Serán un tema de conversación, una curiosidad”.

Noticias más leídas