Noticia

Comparte

22 febrero, 2013

Madre de voleibolista Lisvel Eve agradece apoyo

Pese a su preocupación, Elizabeth Mejía, madre de la lesionada voleibolista dominicana Lisvel Eve, agradece el apoyo brindado por sus compañeras de equipo. Dice que en el caso de Mariane Fersola y Sidelka Núñez, quienes junto a Lizbeth viajaron a Perú para reforzar, se mantienen tan unidas, que tan pronto concluyen los partidos, se van a la clínica donde está recluida.

Lisvel Eve se fracturó la tibia y el peroné lo que la llevó a practicarle una cirugía. De un hospital fue transferida a una clínica, donde mantiene reposo.

Otras que le han llamado o dejado mensajes es la ex capitana Milagros Cabral, Karla Echenique y el baloncestista Edgar Sosa, quien sufrió la misma lesión.

“Edgar le ha dicho que siga para adelante, que ella es muy joven y que como él pudo, sabe muy bien que ella también logrará recuperarse. Ha servido de mucha ayuda”, indica la madre de la atleta.

Dice que aún no sabe cuándo le darán de alta o estará de regreso a República Dominicana, tras intervenirla.

Para los familiares de Eve Mejía ese es el segundo caso de preocupación, pues cuando jugó en Japón, pudo salir un día antes del tsunami que causó la muerte a varias personas. Eve Mejía, a quien apodan “La China”, es prácticamente el sostén económico en la familia, que reside en una modesta vivienda.

La voleibolista cuenta apenas con 21 años, cumplidos en septiembre de 2012, y en su infancia practicó en el pabellón Fabio Rafael González, donde aún los atletas se acuerdan de su trato afable y cariñoso. Desde los 14 años se trasladó a Santo Domingo y desde el 2007 integra la selección nacional de voleibol.

“Solo he tenido el apoyo de Cristóbal, que la ha llamado varias veces y él me dice que quiere ayudarla, porque él la quiere mucho y siempre la ha apoyado a ella y a mí, pero él me dice que debe esperar, porque aunque tiene la facilidad, él no es cónsul”, apunta Elizabeth Mejía.

En el caso del padre de la deportista, Francisco Antonio Eve, solo se le observa el rostro de preocupación, pues al recibir menos informaciones, desconoce la situación en que ésta se encuentra.

En el barrio La Rigola, donde viven otros familiares de Eve Mejía, son muchos los amigos que dicen han orado por su salud.

Los parientes de la deportista agradecen a los que han puesto un granito con sus oraciones. En Puerto Plata prácticamente todos le han dado el apoyo moral a la familia.

“Nosotros estamos agarrados de Dios, sabemos del poder de la oración y sabemos que Eve mejorará”, expresa  Nicole Mejía, pariente de Eve.

Los lazos de unión entre la familia es tal, que son varias las veces al día que Eve Mejía llama a sus parientes y envía fotos, o para decirle el buen cuidado que recibe del equipo médico que la operó. La madre de la voleibolista solo pide  que alguien le brinde su apoyo para poder salir de Puerto Plata y estar junto a su hija. La fortaleza es mayor en Lisvel que en sus parientes, pues es quien más vende el positivismo a sus familiares.

Lisvel: “Ya me siento bastante bien”

Eve Mejía se lesionó en la tibia izquierda tras una mala caída, luego de intentar un ‘mate’. Las primeras atenciones fueron brindadas en la emergencia del hospital Casimiro Ulloa. La jugadora se disputaba el encuentro USMP-Deportivo Géminis por la Liga Nacional de Voleibol. “Tuve una operación exitosa gracias a Papá Dios, que tomó el dominio y control de los médicos que me atendieron”, escribió Lisvel en su cuenta de Facebook. “Ya me siento bastante mejor. Ahora más que nunca debo llevar una buena rehabilitación”.