Noticia

Comparte

15 marzo, 2014

Messi hace historia en triunfo del Barcelona

Barcelona’s Argentinian forward Lionel Messi (R) and Barcelona’s Chilean forward Alexis Sanchez (L) celebrate after scoring during the Spanish league football match FC Barcelona vs Osasuna at the Camp Nou stadium in Barcelona on March 16, 2014. AFP PHOTO/ LLUIS GENE (Photo credit should read LLUIS GENE/AFP/Getty Images)

BARCELONA. En una nueva tarde feliz de Leo Messi, que con un hat-trick se convirtió ya en el máximo goleador de la historia del FC Barcelona, el universo azulgrana recuperó viejas sensaciones a través de una goleada indiscutible, la mayor de la temporada e igualando la del debut.

Del 7-0 al Levante al 7-0 a Osasuna han pasado siete meses y muchas cosas en el entorno del club. Pero nada ha apartado a Messi de su apetito voraz. Goleador, líder y asistente, el ’10’ dirigió con maestría a una orquesta afinada como no se esperaba. Una fiesta por todo lo alto.

El FC Barcelona llegará al Clásico con opciones, después de golear a Osasuna en una tarde feliz y en la que demostró que tiene aún mucho que decir esta temporada. En una semana se jugará a cara o cruz sus opciones en la Liga y llegará a la cita definitiva del Bernabéu con la moral recuperada.

Un mes después de marcarle seis goles al Rayo Vallecano, la ola regresó a la grada del Camp Nou, que aparcó su alejamiento con el equipo. Cierto es que el estadio volvió a presentar una entrada alejada de lo esperado (71 mil 764 espectadores), pero también es verdad que el equipo del Tata Martino ofreció motivos para la confianza. Nada tiene ganado el Barça… Pero tampoco tiene nada perdido esta temporada.

El equipo azulgrana reencontró la paz, al menos en el terreno de juego, a través de una fácil victoria sobre un rival que asustó de entrada y se rindió ante la pegada supersónica del campeón. Apenas seis minutos pasaron desde que Oriol Riera, en fuera de juego, marcara a un rechace de Valdés y que Messi abriera el marcador. A partir de ahí se acabaron las dudas.

Convulso tanto en el plano social como a través del extraño discurso de su entrenador, el futbol rescató las esencias del club y devolvió una pizca de tranquilidad. Falta por ver el tiempo que durará todo ello. Messi, el hombre de los récords, ya máximo goleador de la historia de la entidad, lideró con solidez una tarde tranquila en que se dejó claro, rápido, a Osasuna que no tenía nada que decir.

Vertical, convencido, implicado, rápido e intenso, el equipo de Martino no dio opción a un rival superado por las circunstancias y que se encontró con que la movilidad de Pedro y Alexis eran un puñal añadido al movimiento de Iniesta y Xavi. A través de la pelota unos y de la presión los otros, empequeñecieron al equipo navarro, que contempló como una mera casualidad aquella primera ocasión de Armenteros.

En apenas 16 minutos sentenció su victoria el Barça. A los 18 desvió Messi un centro raso de Alexis, el propio Alexis a los 22 remachó el chileno una asistencia de Jordi Alba y a los 34 sorprendió Iniesta con un zurdazo cruzado desde fuera del área. Fueron minutos eléctricos en los que acompañaron a los goles juego preciosista, de toque y alegría. Un oasis en el presente enrarecido que preside al club.

No se sabe qué versión azulgrana se presentará la próxima semana en el Bernabéu. Si el Real que sudó ante el Málaga tiene un trámite el martes frente al Schalke, el Barça vivirá una semana entera de silencio futbolístico para preparar el duelo máximo en que se decidirá si tiene o no opciones de reeditar el título de Liga conquistado el pasado curso.

Lo podrá hacer con total tranquilidad después de una goleada balsámica que abrió su crack universal en un partido en el que brilló en el punto justo, con el acompañamiento coral de sus compañeros en la demostración de que a este Barça le quedan todavía batallas por librar. Y que esta preparado para ellas.

Nadie echó en falta a Piqué ni Alves pasó prueba alguna de cariño. Busquets vivió tranquilo mientras Jordi Alba convertía su banda en una autopista e Iniesta, goleador, participaba hasta en tres goles del equipo. Xavi repartió y remató hasta ser sustituido por precaución y tanto Alexis como Pedro dejaron patente que no son meros comparsas.

Y es que todos, del primero al último, quisieron ponerle a Martino en un brete. El entrenador revolvió el once dejando fuera a Cesc y Neymar, y ante la prueba definitiva del Bernabéu se aventuran problemas a la hora de decidir. No se debería contemplar una alineación sin el brasileño en ese partido pero no se entendería que le ganara el puesto a un Pedro revoltoso, como se espera la presencia de Cesc sin entender demasiado que Alexis, asistente y goleador, perdiera su lugar.

El Barça está de vuelta. O acaso nunca acabó de marcharse y entregar el testigo a nadie porque si resolvió con solidez su pase a los Cuartos de Final de la Champions frente al Manchester City, sentenció con prestancia la prueba ante Osasuna.

Quizá en esta tarde de reencontrada felicidad solo se echó de menos a Neymar, quien desplazado al banquillo de entrada no gozó de la goleada como protagonista. Martino, de hecho, prefirió ante a Tello en una señal de diversas interpretaciones.