Noticia

Comparte

6 agosto, 2012

México y Brasil, en final fútbol olímpico

No hay que darle vueltas, es verdad. El famoso factor ‘mentalidad’ ya viró, y muestra de ese nuevo ‘disco duro’ en el futbolista mexicano es su pase a la Final Olímpica.

En la llamada ciudad-catedral del futbol mundial el Tri se impuso 3-1 sobre Japón para desquitar la ofensa hace 44 años, cuando en los Juegos de México 68′, en esta mismo etapa la victoria fue para el cuadro oriental. Llegó la hora de cobrar y el equipo que dirige Luis Fernando Tena lo hizo con creces.

Un poco más de 82 mil espectadores en el inmueble y millones por TV fueron testigos de una escuadra azteca con personalidad que espanta, regresando de un marcador adverso y sin darse nunca por vencida.

No fue fácil. Como sucede con todos los goles tempraneros, el golazo de Yuki Otsu apenas al minuto 11 sacudió el ánimo del equipo mexicano.

Hasta ahora se supo que los hijos del Sol Naciente pueden patear como brasileños: El goleador nipón toma un balón fuera del área y lo prende al rebote de diestra para tirar elevado y cruzado a segundo palo. Golazo.

Al 28, Giovani empujó afuera una pelota escurrida pero frente al marco no le pega de tres dedos y su “tirito” infame lo echó a un lado. No importó. Este ambicioso Tri fue por más. Casi de inmediato forzó un tiro de esquina cobrado por Giovani que en primer palo peinó “Chatón” Enríquez para que apareciera Fabián para empujar con la frente.

Al 33′ ‘Gio’ tuvo otra pero quiso definir de lujo con “chanflecito” por encima del larguero. Demasiada crema para su café, pero lo rescatable fue el desparpajo.

Para el segundo tiempo, el ‘Flaco’ Tena intercambió a Dos Santos por Raúl Alonso Jiménez y la escuadra nacional no se desdibujó. Mantuvo la verticalidad y el toque.

Al 64′, Oribe Peralta roba el esférico al defensa central Ohgihara en la salida. Condujo dos pasos y clareó a la media vuelta, en una anotación aparte de bella, trascendente.

Lo demás, fue la cereza en el pastel, cuando en el 92, luchando hasta el último instante con el cotejo resuelto el tercer gol logrado con riñones por Javier Cortés, en jugada individual en el área, soportando patadas y empujones hasta meterse con todo y balón dentro de la portería.

En efecto, hasta el más pesimista deberá reconocer el inicio de una nueva era, aquella que muchos soñamos pero siempre nos despertaba una pesadilla, la hora en que México comienza a ganarlo todo.

BRASIL 3, COREA DEL SUR 0

LONDRES. Leandro Damiao, con los dos goles que han cerrado el 3-0 a Corea del Sur en la semifinal, ha guiado a Brasil a una nueva cita con la historia, a la que será su tercera final en el único gran torneo que aún no ha ganado, el de los Juegos Olímpicos.

En la gran final de Wembley Brasil se enfrentará a México, que hoy a Japón por 3-1.

El delantero del Internacional de Porto Alegre, como en cuartos ante Honduras, ha sido el jugador clave en un triunfo de los de Mano Menezes, que, aún con un marcador tan claro, todavía no acaban de convencer con su fútbol.

Si frente a la ‘legión catracha’ ganó tras quedarse en superioridad numérica, hoy una jugada al inicio de la segunda parte, una entrada de Sandro a Bokyung Kim, de ser sancionado, pudo haber cambiado el rumbo del partido.

Pero Brasil aprovecha como nadie sus oportunidades y no ha dejado pasar las que le ha dado hoy el portero coreano en los dos primeros goles. La ‘verdemarelha’, no obstante, casi siempre encuentra algún jugador que le guía y en Gran bretaña está siendo Leandro Damiao, que camina con paso firme a la Bota de Oro.

Mano Menezes presentó de inicio una novedad táctica de relevancia. Dejó de entrada a Hulk en el banquillo y probó con Alex Sandro para potenciar el medio campo formando una especie de ‘trivote’ con Rómulo cayendo algo a la derecha y Sandro en el centro.

Por delante, Oscar y Neymar de media puntas y Leandro Damiao como delantero centro, aunque a veces tapando el juego que la ‘verdeamarelha’ dejaba en el costado derecho.

No le sirvió mucho esa novedad a Brasil en el arranque, ya que Corea le creó tres oportunidades para marcar. La segunda de ellas, una combinación entre Dongwon Ji y Hyunsung Kim, en el minuto 14, que a punto estuvo de rematar el primero. Lo evitó Juan con una acción al límite del reglamento.

Hyunsung Kim ya había puesto en apuros a la defensa sudamericana dos minutos antes y Dongwon Ji disparó fuerte desde lejos dos minutos después de la gran oportunidad coreana.

 

Noticias más leídas