Noticia

Comparte

20 abril, 2012

Reino Unido utilizará tasers durante Juegos Olímpicos

El director de seguridad de la organización de comercio del área de defensa y seguridad del Reino Unido, ADS, admitió que las armas no letales que serán utilizadas en los Juegos Olímpicos de Londres – que empiezan en menos de 100 días – pueden matar. En entrevista exclusiva a Terra, durante una feria de seguridad en Rio de Janeiro, Bob Rose dijo que hay una diferencia muy pequeña entre el uso de un arma de electrochoque y las armas de fuego.

“Promuevo el uso de fuerzas no letales, pero, algunas veces, esas fuerzas pueden matar. Es una fatalidad, pero ocurre. Tampoco vas a disparar un arma no letal si no estás en una situación en que haya riesgo real”, explica Rose. “Algunas veces el choque que paraliza puede causar un ataque cardíaco o hacer que la persona se pegue un tiro. Tuvimos un caso como ese, hace dos años, en Newcastle. El choque hizo que el muchacho disparara un arma de fuego contra sí mismo y se murió. Desede una perspectiva policial, la diferencia de usar un arma no letal o un letal es muy pequeña”.

Rose lamentó la muerte del brasileño Roberto Laudísio Curti, 21 años, por la policía australiana, hace un mes, a causa del uso de un arma de electrochoque de hasta 400 voltios. En Australia, la utilización viene siendo cuestionada por organizaciones de la sociedad civil y el gobierno creó una comisión independiente para seguir la investigación del caso. La situación del Reino Unido, asegura Rose, es diferente.

“Normalmente los problemas suceden porque el arma de electrochoque es utilizado contra alguien que tiene problemas cardíacos o porque el arma tiene defectos. En el Reino Unido tenemos nóminas para estas armas y proveedores con rígidos patrones de calidad. Lamentablemente, problemas se pueden presentar. Es normal”, afirma el director de seguridad de la ADS.

Rose también habló sobre las dificultades de predecir episodios aislados de desorden durante los Juegos de Londres, como lo que pasó con el maratonista brasileño Vanderlei Cordeiro de Lima, en las Olimpíadas de Atenas, en 2004 – un pastor irlandés invadió la pista y empujó el corredor, haciéndolo caer y perder la medalla de oro de la prueba.

“Ese tipo de situación es muy difícil de ser pronosticada por los equipos de inteligencia. Solamente se va a saber después de que haya pasado. Probablemente no va a ser una amenaza a la vida de alguien, a la economía, pero va a sacudir la reputación del evento”, cuenta Rose. “Nosotros tenemos experiencia en las paradas con la reina. En toda parada, hay líneas de policías, en forma de barreras. Y aun así algunas veces alguien logra crear algún problema. Imagínese el camino de la antorcha olímpica. No se puede hacer una muralla de policías en todo el recorrido”.

El especialista cita al terrorismo como una de las principales amenazas a la seguridad de los Juegos y afirmó que la preocupación con el Ejército Republicano Irlandés (IRA) – grupo que quiere la independencia de Irlanda en relación al Reino Unido – ha aumentado, pese a haber una tregua desde hace siete años. “La amenaza de IRA perdió fuerza en los últimos años, pero poco a poco vuelve a aumentar. Creo que jamás dejaremos de enfrentarla. A largo plazo seguirá allá, aunque quizás no en el nivel en que ya estuvo en el pasado”, anãdió.

Noticias más leídas