Noticia

Comparte

31 julio, 2019

Santa Cotes: “Hay personas que te echan a un lado cuando tienes una lesión” 

Lima, Peru, Hanly Ramírez.- Santa Cotes conquistó la medalla de bronce en los 49 kilogramos en levantamiento de pesas femenino de los Juegos Panamericanos 2019, pero para alcanzar ese resultado, más allá de competir ante sus rivales, tuvo que luchar con las dudas de muchas personas que no confiaron en que podría poner en alto el nombre de la República Dominicana en el evento.

“Cuando tienes una lesión hay personas que afirman, ella no puede, ella está lastimada y te echan a un lado porque tienes una lesión, y uno sufre mucho”, explicó Cotes tras su partición que concluyó con el bronce panamericano.

Cotes ha lidiado por dos años con una lesión en la parte inferior del su cuerpo, que no le ha permitido estar en plenitud de condiciones, incluso obligándole a competir con dolor.

“Sentí mucho dolor, pero lo dejé aparte, porque yo tenía que hacer un buen trabajo, yo tenía  que arriesgarme y sacrificarme, porque si no me quedaba sin medalla”, expone la dominicana sobre las condiciones en las que compitió en el evento multideportivo.

Ante esta situación de dolor y molestias Cotes recordó las palabras que le transmitió su compañera y medallista de oro y record panamericano en la misma competencia, Beatriz Pirón, quien le subrayó que “sin dolor, no hay campeón”.

Cotes ganó la medalla de bronce al lograr levantar 80 kilos en arranque y 97 en envión para completar 177 kilos, quedando detrás de Pirón quien ganó el oro al finalizar con 87 kilos en arranque y 106 en envión para totalizar 193 kilos y dejando atrás el récord impuesto por Alyssa Ritchie, de Estados Unidos, mientras la plata fue para la colombiana Ana Segura, quien totalizó 188 kilos, al levantar 83 en arranque y 105 en envión.

Apoyo familiar ha sido fundamental

A pesar de las dudas que pudo despertar su participación en suelo peruano, Santa expone que el apoyo de su familia, compañeros y amigos la ayudaron a mantener la confianza en sí misma.

“Siempre confié en mí. Mi madre me ha apoyado, siempre ha estado conmigo desde el primer momento que decidí levantar pesas, antes de salir a competir hablamos y me dijo que no me asustara, que estuviera tranquila, que esto era igual que una práctica, que me relajara y así mismo lo hice”, cuenta Cotes.

Santa respondió de manera satisfactoria a los consejos de su madre Aracelis Mejía, colgándose en metal bronceado.

El apego de Cotes a su familia es tal, que no duda en señalar que lo más difícil de ser un atleta de este nivel, es el tiempo que  se mantiene lejos de su familia, entre los entrenamientos y las competencias.

“Dejamos  a nuestros familiares, sacrificamos tiempo con ellos, dejamos nuestros hogares. Tengo hermanos pequeños a quienes atiendo en el tiempo que no estoy concentrada con la selección”, puntualizó Cotes.

“Mis hermanos pequeños me llamaban todos los días y mi hermana de tres años, Elizabeth, me decía te extraño mucho, cuando vienes, ya ven, son cosas verdaderamente difíciles, pero con las que hay que lidiar”, especifica la atleta.

Lo que sigue para Cotes

Tras su participación en los Juegos Panamericanos, ahora Cotes se dirige al Mundial de esta disciplina a celebrarse en la ciudad de Pattaya, Tailandia, en septiembre de este año, donde buscará lograr su pase a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.​

Noticias más leídas