Noticia

Comparte

25 noviembre, 2018

Sin fecha la final de la Copa Libertadores

BUENOS AIRES (AP) — La Conmebol postergó sin fecha la final de la Copa Libertadores que debían disputar el domingo los clubes argentinos River Plate y Boca Juniors por “desigualdad deportiva” al tomar en cuenta que varios jugadores boquenses resultaron heridos en los hechos de violencia que sucedieron en la víspera cuando el autobús que los trasladaba fue atacado por fanáticos del equipo local a cuadras del estadio Monumental.

“Hoy tenemos que analizar una desigualdad deportiva, no están dadas las condiciones. Hay un equipo agredido”, dijo el presidente de la entidad Alejandro Domínguez al canal Fox Sports.

“Vamos a posponer, los presidentes (de ambos equipos) van a ser convocados a las oficinas de Conmebol en Asunción para encontrar la fecha y el día adecuado”, explicó el dirigente.

La Conmebol anunció luego a través de su cuenta oficial de Twitter que la reunión tendrá lugar el martes a las 10 de la mañana hora local (1300 GMT).

Tras pronunciarse la Conmebol, Boca se mantuvo firme en su reclamo, expresada más temprano en un comunicado, de que se le dé ganado el partido.

“Estoy convencido los partidos se juegan y se ganan en la cancha, pero muchas veces tengo que privar de lo que pienso personalmente y aferrarme a los estatutos”, dijo el presidente de Boca Daniel Angelici, en una declaración a la prensa. “Esperamos ahora que el tribunal de disciplina revise y nos conteste el expediente”.

Angelici aclaró que asistirá a la reunión en Asunción, pero “voy a reiterar que la intención de Boca es que el tribunal de disciplina nos dé una respuesta formal”.

River y Boca, los dos gigantes del fútbol argentino y clásicos rivales, tenían previsto definir este sábado por primera vez en su historia el título de la Libertadores. Pero la Conmebol postergó el encuentro para el domingo a causa de los graves incidentes que se desencadenaron a la llegada de los visitantes en el Monumental.

Videos viralizados en redes sociales mostraron cuando el vehículo, pese a estar custodiado por varias patrullas y motocicletas de la policía, fue impactado por proyectiles al pasar frente a un vallado detrás del cual había varios fanáticos de River.

Al menos un jugador de Boca sufrió heridas cortantes y otro resultó afectado por gases lacrimógenos lanzados por la policía para dispersar a los agresores.

El capitán Pablo Pérez y el volante Gonzalo Lamardo fueron trasladados en ambulancia a una clínica privada. El primero sufrió cortes en el brazo y tenía lesionado un ojo por astillas de vidrios, según imágenes tomadas en el vestuario de Boca por allegados y difundidas en las redes sociales. En tanto a Lamardo, quien no figuraba entre los jugadores disponibles para jugar, se le vio con problemas para respirar a causa de los gases.

Según Domínguez, hubo otros “cuatro o cinco jugadores más, hay un informa detallado”, pero no los identificó.

Pese a que desde temprano se rumoreaba que el partido no iba a jugarse, las puertas del estadio Monumental fueron abiertas este domingo y varios miles de hinchas ingresaron a las tribunas. Tras el anuncio en los parlantes del estadio hubo abucheos. Pero a diferencia de la víspera, cuando hubo desmanes tras la primera postergación, los fanáticos se retiraron en forma ordenada.

“Claramente estábamos en desventaja ayer y en desventaja deportiva hoy”, contó el técnico de Boca, Guillermo Barros Schelotto, a periodistas. “Lo mejor para Boca era no jugar, no estábamos en las mismas condiciones deportivas”.

“Lo que hemos vivido no tiene nada que ver con una final de Copa Libertadores… sea River o cualquiera teníamos que llegar los dos equipos en igualdad”, aseveró el estratega.

Lo ocurrido el sábado trajo a la memoria los cuartos de final de la Libertadores 2015 en la Bombonera, el estadio de Boca. Simpatizantes locales lanzaron gas pimienta a los jugadores de River cuando salían por una manga hacia el campo de juego. Varios sufrieron lesiones en los ojos y problemas para respirar.

La Conmebol le dio por ganado el partido a River y sancionó a Boca con la suspensión de su estadio y una multa económica. River acabó coronándose campeón del torneo.

Boca y River empataron 2-2 en el duelo de ida jugado hace dos semanas, que también se postergó un día pero a causa de un temporal de lluvia que afectó el campo de juego de la Bombonera.

El episodio volvió a dejar en evidencia el flagelo de la violencia en el fútbol argentino, pero también la incapacidad de las fuerzas de seguridad para garantizar espectáculos deportivos de tamaña envergadura, justo a pocos días que los principales líderes de mundo acudan a Buenos Aires para la cumbre del G20.

Noticias más leídas