Noticia

Comparte

21 febrero, 2021

Castillo y Montás buscarán mejorar resultados obtenidos en 2020

ESPN.- La temporada 2020 de las Grandes Ligas fue una cuyos resultados estarán atados por siempre a los efectos causados por el COVID-19. Desde una temporada recortada, la cual tuvo que iniciar luego de un breve campo de entrenamiento en verano, no queda duda de que el particular año produjo múltiples resultados inesperados.

Varios peloteros con buenas trayectorias tuvieron un año negativo en una forma poco característica para lo demostrado a lo largo de su carrera, mientras que otros aprovecharon la coyuntura y tuvieron las mejores temporadas estadísticas de su carrera. Durante el 2020, dos de los lanzadores abridores dominicanos de mayor importancia en la actualidad tuvieron actuaciones poco convincentes y tomando en cuenta los resultados de la temporada 2019, quedaron por debajo de lo esperado.

Frankie Montás, abridor de Oakland Athletics, tuvo un sorprendente año durante 2019, manchado por una suspensión por violación de los protocolos de uso de sustancias para mejorar el rendimiento. A pesar de ello, pudo compilar su mejor año en Grandes Ligas con una efectividad de 2.63 y un récord de nueve victorias con dos derrotas en 16 partidos iniciados. La pasada temporada, el dominicano fue duramente castigado, revirtiendo la tendencia mostrada en sus dos años anteriores.

Durante 2020, Montás lanzó en 11 partidos, trabajando a lo largo de 53 entradas en las que permitió 33 carreras limpias, para terminar con una efectividad de 5.60. Ponchó a 60 contrincantes y otorgó 23 transferencias, terminando el año con récord de negativo de tres triunfos y cinco juegos perdidos. En tan solo 11 juegos toleró 10 cuadrangulares, empatando la mayor cantidad de su carrera (toleró 10 como relevista durante 2017 en 23 salidas).

En términos generales, la temporada de Montás resultó desastrosa y está obligado a cambiar el rumbo de lo ocurrido, ya que 2021 será su primer año de arbitraje salarial y mucho dependerá de su rendimiento durante las próximas campañas.

Luis Castillo, abridor de Cincinnati Reds tuvo un mejor año que su compatriota y salvó la temporada hacia el último tramo, pero no sin sufrir bastante para lograrlo. Castillo perdió sus cinco primeras decisiones de forma consecutiva antes de poder obtener un triunfo en 2020. Terminó con récord negativo de cuatro victorias y seis derrotas, sin embargo, un sólido cierre durante septiembre y octubre le permitió rescatar lo que parecía una temporada para el olvido.

Luego de que, durante julio y agosto, el dominicano tuviese cinco derrotas en siete partidos lanzados, con una efectividad de 4.21 (en 37.1 entradas de trabajo), mientras la oposición le bateó para un promedio de .274, Castillo cerró de forma sólida durante septiembre y octubre, con 32.2 entradas de una efectividad de 2.20.

En total, Castillo cerró con un promedio de carreras limpias permitidas de 3.21 en 70 entradas, 89 ponches y 24 bases por bolas.

El dominicano no podrá permitirse que le ocurra la misma situación en el 2021, su primer año de arbitraje salarial y deberá mostrar una versión parecida a la de 2019, su mejor año en las Grandes Ligas.