Noticia

Comparte

15 octubre, 2019

Crismery Santana:”Las vacaciones se toman después de la meta”

JORGE LUIS TORRES, SANTO DOMINGO.- Luego de la lesión en el codo que sufrió la pesista dominicana, Crismery Santana, en los pasados Juegos Panamericanos de Lima, Perú, la atleta ha llevado un arduo nivel de entrenamiento tratando de superar la barrera de la recién terminada justa peruana.

Santana lleva un intenso plan de trabajo junto a sus entrenadores, Leonty Hancharenko, (quien le instruye en la disciplina de levantamientos de pesas), y el preparador físico Leonardo Silva quien le ayuda con su acondicionamiento.

“Estamos trabajando muy duro todos los días, el descanso lo dejamos para otro momento. Quiero darlo todo por mi país y eso haré cada vez que tenga la oportunidad, las vacaciones se toman después de la meta”, destacó la ganadora de la medalla de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019, Crismery Santana.

La delegación dominicana de halterofilía  participará en el Grand Prix de Levantamiento de Pesas, que será celebrado del 6 hasta el 11 de noviembre, en la ciudad de Lima, Perú, evento que será clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La representante de la Bandera tricolor pretende estar lista para enfrentar el importante evento que tendrá lugar en la Villa Deportiva de San Luis, que se encuentra en la ciudad mencionada.

“De la lesión vamos mejorando. Quiero estar al 100% cuando llegue el Grand Prix de Lima y estamos trabajando para ello”, adujo.

“Nuestra misión es clasificar a los Juegos Olímpicos, en este momento es nuestro mayor objetivo”, añadió.

Crismery impuso un récord panamericano en la categoría de los 87 kilos femeninos, sin embargo la misma terminó consiguiendo la medalla de plata tras fallar en un último intento con 143 kilos en la barra en el torneo de los XVIII Juegos Panamericanos, la misma explicó la repercusión que tuvo esto para ella.

“Fue muy difícil para mi porque yo iba por más, a pesar de que rompí el récord panamericano yo quería levantar más de 117 kilogramos iba por los 120 por lo que si me ponían menos iba a ir más suave. Al día de hoy aún me pregunto cómo sucedió eso, pero todo para porque Dios lo quiere así, además, eso me sirvió para demostrarme que todo no me puede salir bien”, expresó.

 

 

 

Noticias más leídas