Noticia

Comparte

15 septiembre, 2019

España es el campeón del mundial de China; Francia se quedó con bronce

Argentina perdió frente a España 95-75 en la final del Mundial de China 2019, disputada en el estadio Wukesong Sport Center de Beijing.

De esta manera, el conjunto de Sergio Scariolo revalidó su título conseguido trece años atrás en Japón 2006.

El equipo de Sergio Hernández no modificó su quinteto titular tradicional para el arranque de la gran final del Mundial: Facundo Campazzo, Nicolás Brussino, Patricio Garino, Luis Scola y Marcos Delía.

Los primeros puntos del partido fueron para España, con un parcial de 7-0 producto de un triple de Marc Gasol y dobles largos de Ricky Rubio y Pierre Oriola. Tras un doble de Nico Brussino, Juancho Hernangomez estiro la ventaja 12-2 con un doble y falta tras un tiro de tres puntos fallado por Rudy Fernández.

Brussino, con dos triples en fila, puso de nuevo al equipo de Hernández en juego (8-14), con 4.40 por jugar en el primer chico. Sin embargo, el final del primer cuarto fue para España por 23-14. Luis Scola anotó sus primeros puntos en el partido con a los 6.15 minutos del tercer cuarto, con dos tiros libres.

Una corrida con doble y falta de Gabriel Deck acercó a Argentina aún más, pero cinco puntos oportunos de Pau Ribas, màs una volcada de Hernangomez, despegaron de nuevo a España (13-21).

En el amanecer del segundo cuarto, Rudy Fernández convrirtió un triple y Hernangomez extendió la diferencia a la máxima del juego (14-28). Sin embargo, siete puntos en fila de Laprovíttola le devolvieron la esperanza al equipo albiceleste para acercarse (21-31) con 6.28 por jugar en el primer tiempo.

Dos libres de Campazzo y otra corrida de Deck provocaron que la diferencia baje a un solo dígito (27-35). Al final del primer tiempo, España se fue arriba en el marcador por 43-31.

En el arranque de la segunda mitad, dos tiros libres de Luca Vildoza acercaron a Argentina, pero de inmediato devolvió Marc Gasol la ventaja de 12 con dos desde la línea de personales (33-45).

Una buena jugada defensiva de Gasol la transformó en puntos en el otro costado para que España saque la máxima (50-33) con 6.46 por jugar en el tercer cuarto. Y se extendió esa diferencia a 22 con un doble y falta de Rubio con bandeja invertida (33-55).

La reacción de Argentina fue con dos triples de Vildoza y Campazzo, un oasis en el desierto (39-55), que obligaron a Scariolo a detener las acciones. Los primeros puntos de Luis Scola llegaron con 6.16 disputados en el tercer chico, producto de dos tiros libres. Pero España, a esta altura, con juego ofensivo fluido y excelente defensa siguió escapándose en el marcador, para cerrar el cuarto 66-47 a favor.

El arranque del último cuarto tuvo una reacción de Argentina: recuperación y triple de Laprovítolla, doble de Deck y dos libres de Campazzo, para poner el 56-68 abajo.

En plena recuperación anímica del equipo de Hernández, Hernangomez convirtió un triple desesperanzador desde la esquina, para extender a 76-59 la diferencia.

Con más corazón que juego, Argentina presionó bien arriba y le dio resultado, ya que logró bajar la diferencia a 12 puntos tras una corrida con volcada de Deck (66-78). Sin embargo, España logró mantener la compostura en los minutos finales y sacó diferencia de 20 (70-90) con dos minutos por jugar en el reloj.

Sin más lugar para el juego, el equipo de Sergio Scariolo se consagró campeón del mundo tras vencer 95-75 a Argentina en la gran final.

FRANCIA SE QUEDA CON BRONCE

PEKÍN. EFE. Francia consiguió este domingo, comandada por un gran Nando de Colo, su segundo bronce consecutivo en un Mundial de baloncesto, al derrotar por 67-59 a una Australia intermitente y que se fue desinflando durante el transcurso del partido.

Australia, que acarició la medalla en la mayor parte del encuentro (lideró el marcador durante 32 minutos), consiguió no obstante la mejor clasificación mundialista de su historia.

El base de los San Antonio Spurs Patty Mills protagonizó la primera ventaja de los australianos ante una Francia que se mostró más apática sobre la pista al comienzo y que no despertaría hasta mediado el tercer cuarto.

Mills fue también el encargado de convertir el tiro libre de la técnica que le pitaron a Gobert por un ‘enganchón’ que tuvo con Dellavedova (quien sacó tres faltas en ataque que desesperaron a los europeos).

En los primeros compases, Australia pareció ser más equipo que una Francia que no encontraba el camino al aro.

La salida de Nando De Colo a pista en el minuto 6 sirvió para finiquitar el parcial de 0-5 de los australianos con un tiro cercano. Fue quien mejor funcionó sobre la pista entre los de Vincent Collet, y cerró el cuarto con un triple sobre la bocina que subió el 11-16 al marcador.

No entró el que intentó en la reanudación del partido, y sí consiguió sumar de tres Joe Ingles en la jugada siguiente, para estirar la ventaja australiana hasta 8 puntos (Ingles anotó 11 puntos en ese acto).

Francia trabajó más en ataque en este cuarto y llegó a ponerse a cuatro (18-22, minuto 16), que volvieron a ser ocho al minuto siguiente. Al descanso, nueve: 21-30. El resultado, más que a una gran defensa, se debía a una falta de acierto, en particular de Francia, que llevaba 8 de 32 en tiros de campo.

Apretó en el tercer cuarto Francia, y llegó a rebajar a diez una ventaja australiana que se había ido hasta los 15.

Un poderoso mate de Poirier derribó la barrera de psicológica de los diez, que volvió a colocar Ingles con una penetración.

De Colo parecía el único de los franceses realmente interesado en repetir la medalla de bronce que lograron en el Mundial de 2014 y colocó a los suyos a seis, diferencia que redujo después a cuatro Fourier, el único otro francés “presente” en la pista.

Esa era la brecha con la que llegó el encuentro a falta de los diez minutos finales: 42-46.

Nada más empezar el último periodo, un triple de De Colo situó a los franceses a 1, y fue él mismo el encargado de poner al equipo por delante con dos tiros libres (minuto 32). Un triple del nuevo jugador del Fenerbahce en el ataque siguiente apuntaló esa ventaja francesa, la primera del partido.

En el 33, el partido estaba empatado a 50 y, a partir de ahí, la alternancia en el marcador fue constante.

De Colo fue también decisivo en los últimos minutos del partido, y terminó con 19 puntos (casi un tercio de los su equipo), 3 asistencias y 2 robos, dándole el bronce a una Francia que despertó a tiempo.

Noticias más leídas